Actualidad

La razón por la que Jimmy Giménez-Arnau no tiene relación con la hija que tuvo con Merry Martínez-Bordiú

En plena Transición, España asistía a la primera gran boda de la que se vendió una exclusiva, la de Jimmy Giménez-Arnau con Merry Martínez-Bordiú. El 3 de agosto del 77, un periodista treintañero se casaba con la nieta de Franco, 12 años menor que él.

Tras dos años de matrimonio y el nacimiento de la primera bisnieta de Carmen Polo, Leticia, el amor se les gastó y lo dejaron. Poco después de la separación, Jimmy y Merry mantuvieron una relación cordial por la niña, a la que acudía a ver con frecuencia. Pero la relación se enfangó por la custodia y hoy, el comunicador, de 77 años, no mantiene relación con su hija, una mujer de 42 años, ya casada con el empresario salvadoreño Marcos Sagrera.

Lea también: Berlusconi, de 85 años, y su novia diputada, de 32, se dan el 'sí, quiero' en una boda simbólica

Jimmy tiene asumido que nunca va a volver a saber de ella y le ha explicado a Bertín Osborne que es ella la que no quiere saber nada de él: "Quise mucho a la niña esa. La estuve viendo hasta los 12 años, luego ya no más. Nos divertíamos muchísimo, pero no lo voy a forzar".

Sobre si retomaría la relación, él ha sido muy claro: "No tendría ningún interés, para qué, te doy mi palabra de honor. Ha tenido 29 años. Han muerto mi padre y mi madre y no ha ido a ninguno de los entierros. No tengo ahora tiempo para esas imbecilidades, yo no voy a mendigar amor".

"No sé donde vive ni me importa. Ahora no me importa. Espero que le vaya bien y, chao, no tengo nada más que comentar", ha dicho Jimmy, que ha hecho hincapié en que él luchó muchísimo por su hija. "Me aconsejaron que hasta que Leticia cumpliera los 18 años luchara para que no me dijera nunca que la había abandonado. Gané todos los pleitos aquí y en Estados Unidos para verla. Pero su madre no hacía caso a los juzgados ni a nada", confesaba.

Aunque ahora el colaborador de Sálvame se muestre indiferente en lo que se refiere a su hija, Belén Rodríguez ha contado que no siempre fue así y ha compartido un momento muy difícil en el que vio a su amigo derrumbarse: "Fuimos a buscar a Leticia al colegio y se la había llevado la madre. Jimmy estaba llorando como un niño pequeño en el coche porque no había nada más que hacer", ha relatado.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

io
A Favor
En Contra

Pobre hombre, no quiere a nadie.

Puntuación 0
#1
Asín.
A Favor
En Contra

#1 Quiere a sus perros y a sus amigos, le basta.

Puntuación -1
#2