Actualidad

Berlusconi y Borja Prado 'sobornarán' a Sánchez y echarán a los frikis de Mediaset: Operación BerluscOPA

Pedro Sánchez llamó una vez a Sálvame. Era el año 2014, el socialista estaba en horas bajas y Jorge Javier Vázquez acababa de decir en directo que nunca más votaría al PSOE por culpa de los toros. Sin embargo, ocho años después, el actual presidente del Gobierno no quiere una Mediaset que solo emita telebasura, sin influencia, y sin audiencia. Por eso, para concederle a Berlusconi su deseo de hacerse con toda la cotizada, como pretende, pondrá como condición que haya más informativos y menos cotilleo. Así, la cadena de Fuencarral será un aliado más útil cuando tenga que ayudarle a ganar las elecciones. Berlusconi ha fichado como presidente a un gran amigo suyo y del propio Sánchez, Borja Prado. El ex presidente de Endesa garantizará al ex primer ministro italiano que el Ejecutivo social-podemita dé luz verde al proyecto del Il Cavaliere. Pero Míster Bunga bunga y su sucesor, su hijo Pier Silvio, tendrán que despedir a sus frikis y cambiar el modelo de negocio. Paolo Vasile puede que reciba como premio un puesto en el conglomerado europeo que competirá con los gigantes del streaming.

Borja Prado es el perfecto ejecutivo que necesitaba Berlusconi para que Pedro Sánchez no desmonte los planes del anciano pero todopoderoso señor Bunga Bunga. En periodismo es obligatorio analizar y unir dos hechos que ocurren a la vez y en el mismo sitio.

En menos de un mes, el hijo de Manuel Prado y Colón de Carvajal ha sido nombrado presidente de Mediaset y se ha desvelado que Berlusconi quiere quedarse con el 40% de la filial española que aún no controla, un paso esencial en su cruzada para fabricar un gigante europeo que compita de cara con los gigantes norteamericanos.

Esa operación del ex primer ministro italiano es uno de los pilares de su plan para hacerse con un super grupo de comunicación europeo, con capacidad de pelear con Amazon, Netflix, Hbo, Apple o Disney. Pero el Gobierno de Pedro Sánchez podría vetar la jugada de Berlusconi de quedarse con todo Mediaset simplemente aplicando la ley. Por eso, el milanés necesita a su íntimo Borja Prado, amigo a su vez del presidente socialista, para que sea el ex primer ejecutivo de Endesa quien despeje de dificultades el camino.

El precio de Sánchez

Sánchez querrá cobrar caro el detalle de permitir a Berlusconi quedarse con la cotizada. Se asegurará apoyo mediático eterno, con más informativos y menos basura rosa y realitys, exigirá inversiones en Cultura, más puestos de trabajo, contará con derecho de pernada sobre qué estrellas de la cadena seguirán en Fuencarral y cuáles habrá que cargarse, y a lo mejor hasta coloca a algunos amigos, como Miguel Ángel Oliver, ya instalado en Cuatro como detalle de buena voluntad de Vasile.

Pero Borja Prado, conserje desde siempre de Mediaset, pero flamante y nuevo primer ejecutivo de Berlusconi en España, y con magnífica experiencia curricular en hacerles la vida mejor a los grandes empresarios italianos con negocios en nuestro país, tendrá que garantizar el éxito seguro al capo que le firma los colosales cheques de su extraordinario sueldo. Esa es su misión. Aunque implique despedir a Jorge Javier, a Belén Esteban, a las Campos y a todos los frikis que decoran la cadena, y que por cierto están en horas bajas de audiencia. No es tarea imposible y menos para un ejecutivo tan eficaz, con enormes virtudes, inmejorables relaciones personales y un talento y encanto en las distancias cortas ideales para vender hielo a los esquimales o lo que haga falta si la recompensa es buena. Y Berlusconi es de los que sabe recompensar.

Mediaset, como decíamos, se encuentra hundida en una de sus crisis de audiencia más graves de los últimos tiempos. Vasile y sus gladiadores sostuvieron durante nada menos que una década un modelo de negocio que ha servido para que la cotizada ganara dinero: información rosa, control de costes y una parrilla construida para ganar las mañanas, las tardes y el prime time. Pero esa arquitectura empezó a hacer aguas el día que el tabique de Pasapalabra se rompió, abriendo una vía de agua que no ha sido posible reparar. Diez años ha peleado Paolo Vasile con ITV, los propietarios del formato, manteniendo el concurso en pantalla cuando ya no tenía los derechos.

20 millones de euros en juicios

Perdió en los tribunales, alargó y dilató el proceso todo lo que pudo, y gastó alrededor de 20 millones de euros (según fuentes jurídicas consultadas) en abogados, indemnizaciones, intereses y demás pagos para retardar hasta el límite de lo posible la entrega a Antena 3 de su amado Pasapalabra.

Hizo buen negocio el vasallo de Berlusconi si aceptamos que 20 millones de euros no es mucho dinero a cambio de una década de liderazgo de audiencia. Además, hay que darle al romano la razón a la vista de lo que ha ocurrido en su principal cadena desde que dejó de emitir el dichoso concurso cuando ya no tuvo más remedio.

Piqueras perdió su escudo, hace la mitad de audiencia que Vicente Vallés, que ahora tiene el arma secreta en su poder. La tarde cotilla de Sálvame ha entrado en barrena, y el efecto contagio, de castillo de naipes, se ha trasladado al prime time y los fines de semana. Solo Ana Rosa Quintana (que funciona aunque esté de baja), alguna serie de Coronado como Entrevías, o el fútbol comprado a precios prohibitivos se salvan.

Mientras tanto, Atresmedia vive momentos de gloria a pesar de su doble personalidad y de que Susanna Griso no acaba de conquistar la mañana. Las series turcas, El Hormiguero, unos sólidos informativos, Pasapalabra y aciertos como Tu Cara Me suena van consolidando a Antena 3 en la primera posición. Y La Sexta ha hecho el sorpasso a la patética primera cadena de TVE, con Arús, que va como un tiro, Ferreras y la guerra de Ucrania empujando.

El reto de Borja

Magnífico momento para Borja Prado, todo un apasionante reto para lucirse y llevarse un pico del nivel de los 13 millones que le tocaron cuando otros italianos se quedaron con Endesa. Y hay más ejemplos. Pero en realidad la tarea de Borja no es tan complicada. Solo tiene que llamar a su querido Pedro Sánchez, le dice que si autoriza la BerluscOPA limpiará el cotilleo de la cadena, cambiará a más informativos y más divulgación, producirá mucho cine y le ayudará a ganar las elecciones. Todos contentos, menos los frikis y sus sagas familiares, que viven de contar sus vidas en Telecinco. Jorge Javier que se vaya a hacer teatro, que es lo que le gusta, y que las ministras vayan a verle allí, como han hecho varias, en lugar de llamar a Sálvame, un espacio que es cualquier cosa menos el símbolo de la modernidad y de la igualdad.

La ventaja es que, de todos modos, Sálvame y todas esas porquerías ya no funcionan. La gente está harta de Rociito, de la Pantoja, de su hijo adicto y de su niña adoptada. Por mucho que Adriana Lastra o Irene Montero llamen a los espacios de Carlota Corredera y su caterva de sustitutos, el modelo está agotado. De modo que Borja Prado tiene que hacer el cambio para no hundir la audiencia, no solo porque lo exija Sánchez para dar luz verde a la Opa de Berlusconi.

Es verdad que las vinculaciones de Mediaset con el PSOE son brutales ya desde los tiempos de Felipe González, cuando le entregó la licencia a su amigo Il Cavaliere. Luego tenemos por ejemplo a Pepín Blanco, o al primer teniente de alcalde del ayuntamiento de Barcelona, el socialista Jaume Collboni, que estuvo casado con el productor Oscar Cornejo, creador de Aquí hay tomate o Sálvame. El otro dueño de La Fábrica de la tele es nada menos que Adrián Madrid, hijo del socialista Demetrio Madrid, primer presidente de Castilla y León. Es verdad que Zapatero pidió en su día la cabeza de Paolo Vasile a Berlusconi, pero qué matrimonio no ha tenido alguna bronca.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Prefiero friki que amigos de Putin
A Favor
En Contra

Berlusconi, otro amigo de Putin.

Puntuación 7
#1
Torero
A Favor
En Contra

Que buen PARKING, se podría construir en la sede de esta cadena.

Un desperdicio de lugar, se lo digo yo.

Puntuación 11
#2
navegante,Prohibido arruinar España via impuestos y cualquier idea de los del progreso
A Favor
En Contra

Al 2, no conozco la ubicación, pero aprovechar el guirigay de la televisión del comadreo es algo que este País no se merece, los mismo que a este gobierno.

Puntuación 6
#3
Manuel
A Favor
En Contra

A un tipo sin principios ni escrúpulos como es Perro Saáchez, nos os costará mucho sobornarlo.

Puntuación -3
#4