Actualidad

¿Puede ser 'La peor persona del mundo' una de las mejores películas de 2022?

Puede que sea la primera película noruega que vean. Como mucho, "Oslo, 31 de agosto", del también director de este filme, Joachim Trier, que entra perfectamente en la categoría del cine de autor, pero sin tenérselo tan creído como otros ni ser tan pretencioso. La cinta, que tiene como protagonista a Renate Riensve, una auténtica roba planos.

Avalada con una candidatura al Oscar como Mejor Película en habla no inglesa y Mejor Guión, a lo que hay que sumar el premio a la Mejor Actriz para Renate Reinsve en el Festival de Cannes, "La peor persona del mundo" se concibe desde la elegancia en la comedia y con ligereza en el drama, ya que no recurre a escenas y diálogos de trazo gordo con lo que le sucede a la protagonista, Julie.

Esta, a sus 30 años vive un dilema existencial. Se supone que a esa edad ya se va perfilando un futuro acorde a sus aspiraciones. Error. Ella camufla esa frustración con distintas aventuras amorosas. La primera es con un diseñador gráfico más mayor que Julie, que la trata como un padre. Le deja por un joven Elvind, con el deseo de reconducir su vida. "La peor persona del mundo" es un acto de reflexión de una sociedad que se balancea entre algunos conceptos del pasado y un presente en el que se van rompiendo códigos, en algunos casos a tontas y a locas.

El epicentro de la trama es el amor, una sensación tan placentera como llena de desasosiegos por las inseguridades de cada cual. Sin embargo, Trier no se queda en las convenciones ("Sexo en Nueva York", y el personaje de Carrie, es un buen ejemplo a pesar del éxito que le acompañó durante años). La dualidad emocional entre romper con un hombre para mantener una relación con otro se ha narrado numerosas veces, pero en pocas ocasiones tan bien. Se tengan 30, 40 o 50 años es fácil identificarse con Julie y su desconcierto ante los hombres de los que se enamora: el mayor es un bregado intelectual; el segundo no conoce ni el contenido de la palabra. El espectador empatiza con ella gracias a variedad de registros de la intérprete,  Renate Reinsve, que aporta a Julie dulzura, rebeldía, dudas...

Hay pocos directores como Trier que le pongan un guión tan sencillo, a la par que complejo, a una actriz dispuesta a darlo. Por lo que "La peor persona del mundo" es una joyita minimalista y no necesita alardes para reivindicarse.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin