Actualidad

Roman Abramovich y Putin, "hermanos de sangre": Reino Unido pone al oligarca (y a su Chelsea) en un callejón sin salida

El escándalo en el Reino Unido por la presunta vinculación del oligarca ruso Roman Abramovich, dueño del Chelsea desde 2003, con Vladímir Putin se intensifica. El gobierno de Boris Johnson ha tomado la decisión de bloquear sus cuentas por su relación "de décadas" con el dirigente ruso.

Los activos del empresario de 55 años, que cuenta con una fortuna de 12.3000 millones de dólares, según Forbes, ya han sido congelados por el gobierno británico. Además, Abramovich no podrá llevar a cabo negocios con particulares y empresas británicas.

Unas medidas que ponen especialmente en la cuerda floja a su club londinense, el Chelsea, que se encuentra en un callejón sin salida porque no podrán hacer ningún tipo de movimientos como vender entradas, fichar jugadores, hacer renovaciones o traspasos de jugadores con otros equipos. El cambio de dueño tampoco entra dentro de las posibilidades reales. 

La prensa de Reino Unido se centra en él en sus portadas de este jueves. En The Times recogen la acusación de la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, de tener "sangre en las manos"; en Daily Mirror destacan la relación de décadas entre el oligarca y el dirigente ruso y escriben en su titular: "Hermanos de sangre"; en The Sun se centran en los castigos para el Chelsea; y en el Daily Mail, por ejemplo, dicen que los "miles de millones sucios" son "congelados al fin". 

El primer ministro británico, que ha convertido a su Gobierno en el primero del mundo en tomar medidas contra Abramovich, también ha anunciado sanciones para otros siete billonarios y oligarcas rusos. Han acusado al empresario (la actual fortuna número 142 del mundo, según Forbes) de haber facilitado material para la construcción de los tanques rusos que en las últimas semanas invaden Ucrania. 

En cuanto a su vida personal, Abramovich está separado de la empresaria Dasha Zhukova desde 2017 tras diez años casados. El amor entre los dos comenzó en 2005, cuando el multimillonario aún estaba casado con su segunda mujer, Irina Maladina, madre de cinco de sus siete hijos. Dos años después, el ruso se divorció de ella, protagonizando una millonaria separación, cifrada en 150 millones de libras por la prensa británica.

Tras el divorcio, Abramovich contrajo matrimonio con Zhukova, que también posee una gran fortuna familiar, puesto que es la única hija de Aleksandr Zhukov, viceprimer ministro de Rusia entre 2004 y 2011 y magnate del petróleo. La primera esposa de Roman fue Olga Yurevna Lysova, con quien estuvo casado entre 1987 y 1990.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Curuca
A Favor
En Contra

Al uno le veo en un gulag y al otro con vales de la catequesis en las colas del hambre.

Puntuación 0
#1