Actualidad

Gustavo González se enfrenta el 7 de marzo al juicio que puede llevarle a la cárcel

El próximo lunes 7 de marzo, el periodista Gustavo González acudirá a los juzgados madrileños de Plaza de Castilla para declarar ante el juez que se ocupa del caso en el que se acusa al contertulio de Sálvame de estar implicado en un delicado asunto de presunta revelación de secretos, que podría ser penado con entre uno y cuatro años de cárcel.

Lea también - El policía juzgado por espiar para 'Sálvame' a través de Gustavo González, apartado del servicio e inhabilitado

El periodista admitió estar relacionado con un policía que supuestamente le facilitaba información reservada de famosos, que luego aprovechaba en su propio beneficio, pasando estas informaciones a 'La Fábrica de la Tele' y otros medios y consiguiendo importantes cantidades de dinero.

Entre los investigados se encontrarían algunos compañeros de Sálvame, artistas y socialités de primera línea.

Por lo que nos cuentan, González está convencido de que echar mano de lo que desde su entorno son 'fuentes', sean policiales o no, no constituye un delito. En este sentido, su entorno quiere dejar claro que se siente muy tranquilo.

El 3 de octubre del 2019, el paparazzi fue detenido por este asunto y quedó en libertad a la espera de juicio.

En las últimas semanas, algunos de los famosos supuestamente perjudicados o investigados por esta trama fueron localizados, y citados, por la Policía, para comunicarles que habían sido investigados por González y su amigo policía. Es el caso de Rosa Benito o su yerno, el marido de Chayo Mohedano.

Otras fuentes dejan entrever que el tema es tan peliagudo que el fiscal podría solicitar más de cuatro años de prisión, incluso llegar hasta diez, para el imputado si se demuestra reiteración.

Lea también - Terelu Campos fue citada por la Policía y conoce al agente soplón, amigo de Gustavo González y presunto espía de famosos

Gustavo se está enfrentando últimamente a duros procesos judiciales, porque, al que nos ocupa se une la sentencia en su contra, en el proceso iniciado por la periodista Mariló Montero y una de sus amigas, que acusaron a González y a Diego Arrabal de comercializar sin su consentimiento un reportaje fotográfico en el que aparecían las anteriores en una playa paradisiaca. Los paparazzi o alguna de sus empresas fueron sentenciados a abonar a las demandantes 340 mil euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin