Actualidad

Álvaro de Marichalar: de casarse con una rusa y hacer negocios con Moscú a patriota y navegante con patrocinio

Álvaro de Marichalar, tío de Froilán, igual que Felipe VI, es el marino de la saga castellana. El hermano mayor de Jaime acaba de hacerse a la mar desde el Club Náutico de Cayo Vizcaíno, en Florida, para proseguir su aventura de dar la vuelta al mundo en la Numancia, la moto náutica con la que cruza los océanos desde hace años. El nombre viene de las ruinas de la ciudad celtíbera de Numancia, que está dentro de la finca soriana de los Marichalar. Una ciudad heroica cuyos restos fueron descubiertos por uno de los Marichalar. Los habitantes de aquel enclave lucharon hasta dar su vida contra el cerco de las legiones romanas.

Lea también: Froilán la lía en una disco en Madrid y los porteros lo echan a la calle

El ex cuñado de la infanta Elena ha pasado los últimos meses en Nueva York y Miami, donde estudió Administración de Empresas en los años 80 del siglo pasado, dando conferencias sobre las gestas históricas de los marinos españoles, especialmente dando a conocer y difundiendo la gesta del V Centenario de la Primera Circunnavegación por parte de Juan Sebastián Elcano y Magallanes.

En sus redes sociales, el Marichalar aventurero cuenta que antes de hacerse a la mar, le bendijo un sacerdote: "Me ofreció la Santa Comunión. Qué gran suerte y maravilla hacerse a la mar después de comulgar", cuenta el navegante. Sus amigos de aventura siguieron su salida desde un barco para acompañarle en los primeros momentos de navegación.

En algunas de sus paradas en distintos puertos, Álvaro da entrevistas a televisiones y prensa local y así nos permite conocer a sus patrocinadores, los paganinis de este divertimento que entretiene al tío de Victoria Federica.

En distintos mensajes a sus seguidores, el aventurero da detalles de sus percances técnicos, de cómo los soluciona y de las nuevas amistades que hace en cada parada: "El miércoles vinieron dos chicas encantadoras de Zaragoza. Rezamos un Ave María y me regalaron una Medalla de la Virgen del Pilar que até inmediatamente, ya que la que llevaba se perdió en estos meses de espera", cuenta este navegante del siglo XXI.

Su vida ha sido siempre diversa a la del resto de sus hermanos, gente seria y poco amiga de aparecer en la prensa. Además de su aventura fallida como candidato de UPyD, la formación de Rosa Díez, intentó años después formar grupo político "con vocación paneuropea", del que nunca más hemos tenido noticias. Durante su breve matrimonio en 2010 con la modelo rusa Ekaterina Anikieva, el benjamín de los Marichalar intentó hacer negocios en Moscú, pero cerró aquella etapa de su vida personal y laboral sin éxito, volviendo al mar y sus aventuras con la Numancia, cada vez más distanciado de su familia.

Y es que sus hermanos encajaron mal la carta abierta que publicó Álvaro cuando estalló el escándalo del caso Nóos, pidiendo a la infanta Cristina, a la que llamaba "ex Alteza Real", que renunciara al título que ya no merecía, mientras le exigía a Iñaki Urdangarin que devolviera el dinero que había defraudado, según la acusación afirmaba en la causa contra el ex duque de Palma. Los términos de aquella misiva, con frases sobre la infanta como que "se estaba equivocando gravemente al no renunciar a sus derechos como infanta de España", o "hace tiempo que perdió tratamiento y condición, ya que ser infanta de España significa representar una institución que pertenece a los españoles", o "qué error deshonroso comete al empeñarse en imponer (urbi et orbi) seguir siendo lo que –por su propia acción u omisión– ya no es… La Real familia se limita a encarnar lo que es nuestro. Por eso, si un miembro no se porta bien no puede seguir ahí (como le pasa a usted) y pierde tratamiento y condición (como debería pasarle)".

Sus hermanos, monárquicos entregados y rehuyendo siempre protagonismo mediático, no aprobaron el tono ni las formas inquisitoriales del menor de la familia. Desde entonces se les ha visto pocas veces juntos. Álvaro ha puesto océanos por el medio para vivir sus aventuras lejos de todos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin