Actualidad

La pulla de Bárbara Rey a Chelo García Cortés tras su noche lésbica: "Hay cosas que se te olvidan y otras que tergiversas"

La ex vedette, amiga 'entrañable' del rey Juan Carlos, ha sido la invitada de Bertín Osborne este lunes en Mi casa es la tuya. Junto al cantante, Bárbara Rey ha repasado sus 72 años de vida, desde su infancia y su matrimonio con Ángel Cristo hasta su noche de amor con Chelo García Cortés. La periodista se ha incorporado más tarde y juntas han demostrado el cariño y la complicidad que las une. Eso sí, la invitada no se ha librado de alguna pullita: "Tú hay cosas que se te olvidan y otras las tergiversas".

Lea también - La historia de Bárbara Rey y Juan Carlos I: "Se cansó de ella como se cansa de todas"

"Todo el mundo habla de mí y dicen una barbaridad de cosas que no son verdad. Han querido dar una imagen mía de devoradora de hombres y fría que no soy yo. Yo nací para ama de casa pero me gustaba mucho la profesión", ha reconocido Bárbara al inicio de la entrevista. La ex vedette ha explicado que tuvo una vida muy dura y que su padre siempre ha sido el amor de su vida: "Mi madre estuvo ingresada en la López Ibor en varias ocasiones, cuando estaba bien tenía una mano muy larga. Mi padre era todo tranquilidad y armonía, menos mal".

A los 13 años hizo su primer trabajo como modelo y a los 18 se mudó a Madrid, después de haber intentado escaparse a Barcelona. Bárbara recuerda que también pasó hambre en sus inicios: "Pasé más hambre que el perro de un barbero. Empecé a trabajar de gogó con una amiga pero no nos daba para mucho, yo he dormido en la calle dos o tres veces aunque mis padres tenían dinero, no quería preocuparlos".

Después llegó la fama y con ella buenos amigos, como Chelo García Cortés o Encarna Sánchez, que la protegió durante años. Su matrimonio con Ángel Cristo ("Sufrí malos tratos desde el principio") y sus dos hijos, el regalo de su vida. "No rehíce mi vida porque era tan feliz con mis hijos que no quería que nadie interfiriera". Su último ligue, Edmundo Bigote Arrocet, también le salió rana: "Pensé que podíamos estar bien, tenemos la misma edad... Pero para los años que tiene, debería darse cuenta de quién merece la pena y quién no", ha dicho. Su hija Sofía apuntaba: "No ha jugado limpio".

La llegada de Chelo ha marcado un antes y un después en la entrevista. Se conocen desde 1978 y han recordado, entre otras vivencias, su tórrida noche de amor: "Mi padre me preguntó si había intimado con alguna mujer y le dije que sí pero no le dije que era ella, porque estaba loquito por Bárbara", ha contado la tertuliana de Sálvame. "Pero ya está, para ya... qué pesada", respondía Bárbara. La protagonista ha reconocido que no tuvo tantos novios como quisieron atribuirle ("yo seducía muy poco") y que, a pesar de ser un icono, también le atormentaban los complejos: "Odiaba mis rodillas, no me gustaban nada. Me puse silicona en los labios y me los dejaron como el culo de un mono. Ahora no me los toco por miedo a que se queden peor".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin