Actualidad

Primicia: Marco Vricella y su novia traen un hermanito para la hija de Sonia Ferrer

La relación entre el doctor Marco Vricella y Maira, una sicóloga que era su vecina cuando el médico italiano compartía su vida con la bailarina Cecilia Gómez, sigue felizmente adelante. Esta primavera, el ex de Sonia Ferrer y su novia tendrán su primer hijo en común.

Maira estaba casada y con dos hijos, una niña de diez años y otro de tres, cuando se enamoró del cirujano plástico de 54 años. Un romance publicado en primicia por Informalia el pasado 8 de setiembre. Dos meses después de iniciar la relación, se quedó embarazada de su vecino italiano, que acababa de romper con la bailarina Cecilia Gómez, con la que planeaba casarse el pasado 26 de junio. El cirujano plástico y la mamá se han mudado a otra casa a las afueras de Madrid, no muy lejos de donde vivían anteriormente.

Lea también: Cecilia Gómez tacha de "impostor" a Marco Vricella tras romper con él y cancelar su boda

La vida sentimental del médico italiano ha sido intensa y complicada. La presentadora Sonia Ferrer fue su primera y de momento única esposa y de ese matrimonio nació Laura, que ahora tiene 11 años, y tendrá un hermanito o hermanita por parte de padre. La hija de la presentadora tiene más o menos la misma edad que la hija mayor de Maira, con la que precisamente la pequeña Laura compartía juegos y amistad.

El divorcio entre el cirujano y la locutora no fue precisamente amistoso. Vricella puso todos los obstáculos posibles para complicar la situación y aunque Sonia Ferrer contaba entonces con el apoyo Álvaro Muñoz Escassi, con quien vivió un corto pero apasionado romance, Vricella y Ferrer llegaron a juicio para disolver su matrimonio. Finalmente, comparten la custodia de su hija, aunque el médico viaja constantemente fuera de Madrid, ya que la clínica donde más trabaja está en Marbella.

Después del divorcio, Vricella tuvo algunas relaciones más, pero fue Cecilia Gómez a quien pidió matrimonio, a la que le regaló un anillo de compromiso y con quien fijó una fecha de boda. El compromiso se rompió en marzo, tres meses antes de la fecha fijada para el enlace, con las invitaciones ya enviadas, el banquete contratado y el vestido de la novia terminado.

La bailarina contaba muy disgustada que había descubierto rasgos inéditos e inquietantes de la personalidad de su prometido, que hacían inviable su convivencia. "Ha habido, por parte de él, actitudes intolerables. Ha sido el trato. No me he sentido respetada. Me ha llegado a decir: 'Si no cambias, no hay boda. Y tú no me sirves como mujer para lo que yo quiero'. Palabras textuales", explicaba Cecilia muy apenada.

El bebé que llega esta primavera a la vida del cirujano puede consolidar por fin la estabilidad sentimental deseada.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin