Actualidad

El beso de Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia en un centro de yoga: la prueba del nueve de que su relación tiene futuro

Un mes ha transcurrido desde que salieran a la luz las fotos del paseo romántico de Iñaki con su amiga Ainhoa. La imagen del ex duque caminando de la mano de su compañera de trabajo ponía patas arriba su matrimonio con la infanta Cristina y también el de Ainhoa y su marido, Manuel. Ahora llega el beso. Una foto que cierra las puertas a una reconciliación con Cristina.

El anuncio de la "interrupción" matrimonial de la hija de los Reyes eméritos se precipitó. Parecía el final de una unión de 24 años. Hasta que salió a escena Mario Pascual Vives, el que fuera abogado e íntimo amigo del ex jugador de balonmano. Las palabras de Pascual Vives en la RAC1 retumbaron en los medios y por primera vez se contempló la posibilidad, real, de una reconciliación entre Cristina e Iñaki. "Es un impass, es un tema que han acordado ellos dos. No es un cese, ni separación ni divorcio, sino un tiempo que ellos se dan, cada uno reflexionará y sentirá", dijo el letrado. Pablo Urdangarin dejaba caer que podía haber una puerta abierta cuando deslizó un discreto "sería lo normal". Algunos periodistas como Laura Fa también eran de esta opinión. Laura llegó a decir en Sálvame que Iñaki "quiere volver" con la infanta.

La segunda oportunidad para la infanta y el ex duque es un relato que ha desmoronado por sí solo. No hay reconciliación. En Ya es mediodía, la periodista Lorena Vázquez develaba: "No entendemos por qué Iñaki intenta forzar una reconciliación si se sigue viendo con Ainhoa? Los encuentros no son en el trabajo ni en el entorno laboral, son en otros lugares". Así lo ha confirmado la revista Hola, que publica la foto de un beso de Iñaki y Ainhoa en la entrada de un centro de yoga, en Vitoria. La imagen, que está tomada a través de una puerta de vidrio translúcido, solo permite adivinar sus siluetas. Pero ahí hay un beso. La revista incide en el hecho de que compartan clase de yoga en el mismo centro y que compartan también bolsa deportiva: Iñaki salió de la escuela de yoga con la bolsa blanca que llevaba su amiga a su llegada. Ainhoa, sonriente, está feliz.

Tal y como adelantamos el martes 22, el yerno de Juan Carlos I y su amiga se siguen viendo. Es una evidencia. Además, el beso prueba que mantienen viva su relación y que miran hacia adelante. Es decir, prueba que el paseo de la mano por una playa cercana a Bidart era más que una aventura. Más que algo pasajero. Iñaki y Ainhoa, a lo largo de este último mes, han mantenido unas distancias. Han evitado verse y dejarse ver. Han llegado por separado al despacho de Imaz y Asociados. Se han ido por separado. La foto del beso, velada a través de una puerta de cristal translúcido, demuestra que han bajado la guardia y que poco les importa que los vean.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin