Actualidad

Así fue el momento en el que Isabel II supo que se convertiría en reina hace 70 años

Tras la muerte de su padre, Jorge VI, el 6 de febrero de 1952, todo el peso de la corona recayó sobre ella. La joven princesa Isabel, que entonces tenía 25 años, decidió, sin embargo, guardar el luto, y esperar al 2 de junio de 1953 para ser coronada en la abadía de Westminster.

Isabel estaba en la profundidad de la selva de Kenia con su marido, el príncipe Felipe, en medio de una aventura única, observando la fauna salvaje desde las copas de los árboles, cuando su padre falleció y ella se convirtió en reina de la noche a la mañana.

Lea también: Los Reyes envían a Isabel II sus "más sinceras felicitaciones" por su Jubileo de Platino

La nula tecnología de la época hizo que la triste noticia de la muerte del rey tardara en llegar a la comitiva real. Los ayudantes de la reina fueron los primeros en enterarse del fatídico suceso e inmediatamente se pusieron a pensar en cómo comunicarle a su jefa el fallecimiento de su padre, que además significaba que el trono pasaba a ser suyo. Al final, se lo comunicaron al príncipe Felipe, que tuvo la difícil tarea de dar la noticia a su esposa.

Y, según Lady Pamela Hicks, la dama de compañía de la reina, Felipe sabía que a la madre de sus hijos se le rompería el corazón al conocer la triste noticia. En su libro Daughter of Empire (Hija del Imperio), Lady Pamela cuenta que Martin Charteris, el secretario privado de la reina, "fue a decírselo a Felipe, quien levantó su periódico para cubrirse la cara en un gesto de desesperación, diciendo: 'Esto será un gran golpe'".

Más tarde, el abuelo de los príncipes Harry y Guillermo dio un paso al frente y pudo, por fin, decírselo a Isabel II. Lo que se dijo es un misterio, pero Pamela cuenta que después la reina "permaneció completamente tranquila y dijo simplemente: 'Lo siento mucho. Esto significa que todos tenemos que volver a casa'".

Según The Mirror, La comitiva real inició su viaje de vuelta a Gran Bretaña en el BOAC Argonaut real, donde se les entregó un abrigo negro, un bolso y unos zapatos. La reina regresó vestida de luto y desde entonces, Su Majestad suele celebrar el 6 de febrero, el día de su ascensión, en privado en Sandringham, donde murió su padre.

Este domingo está siendo especialmente conmovedor para Isabel II, ya que se cumplen 70 años de aquel fatídico día, pero también será el primero sin su marido Felipe a su lado, fallecido a los 99 años el pasado mes de abril.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin