Actualidad

Yolanda García Cereceda demanda a su hermana Susana por administración desleal: nueva batalla de las herederas de La Finca

No hay paz para las herederas de La Finca. Un nuevo pleito enfrenta a las dos hijas del empresario Luis García Cereceda, el magnate inmobiliario fundador de la lujosa urbanización situada en el distrito madrileño de Pozuelo.

Yolanda García Cereceda, la hija menor del empresario, fallecido en 2010, accionista minoritaria de la promotora heredada de su padre por sus dos únicas hijas, se ha querellado contra su hermana mayor, Susana García-Cereceda, a la que acusa de administración desleal. La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 3 de Pozuelo de Alarcón, María del Carmen Neira Formigo, ha admitido la demanda, según publicaba este domingo el digital Confilegal.

La presidenta y el vicepresidente del Grupo La Finca, García-Cereceda y Morán Sánchez, han sido convocados para declarar como querellados a las 11 de la mañana del próximo 9 de mayo.

Una supuesta mala gestión, que se habría cometido entre los años 2016 y 2017, por la que le reclama 9 millones de euros. La querella ha sido admitida a trámite. Es de momento el último y nuevo capítulo de la guerra entre las herederas de La Finca, aficionadas las dos a los caballos, vecinas en la urbanización y polos opuestos en todo lo demás. Susana es rubia y Yolanda morena.

Lea tambiénSusana García-Cereceda admite haber contratado a Villarejo para espiar a su familia y evita entrar en prisión

La batalla anterior fue ganada recientemente por Yolanda, cuando denunció haber sido espiada por el ex comisario José Manuel Villarejo por encargo de su hermana mayor. Villarejo y su socios, a cambio de cantidades millonarias, espiaron a Yolanda y a su ex pareja, Jaime Ostos, hijo mayor del fallecido torero; también a la viuda de García Cereceda, Silvia Gómez-Cuétara, y al arquitecto de la mayor parte de las construcciones de La Finca, Joaquín Torres (hoy pareja del director de Viva la vida Raúl Prieto) siempre con el fin de perjudicar a su hermana en la herencia familiar, estimada en más de mil millones de euros.

Ante la más que probable condena de prisión, y como ya contamos hace ahora un año, Susana reconoció el encargo a Villarejo, se declaró culpable y pactó con la Fiscalía para evitar entrar en la cárcel.

Esta guerra fratricida, se remonta a poco tiempo antes del fallecimiento de su padre, víctima de un tumor cerebral. Susana García Cereceda acordó con el ex marido de su hermana, que vivía un tormentoso divorcio, quedarse con la custodia de los hijos de Yolanda, alegando su incapacidad para ejercer de madre y para gestionar su fortuna. Yolanda perdía a sus hijos, su dinero y su libertad.

Su enfrentamiento se había escenificado ya en 2010, durante el funeral de su padre, en presencia de Felipe González, el alcalde de Madrid Ruiz Gallardón y buena parte de la clase financiera y empresarial de la capital.

Yolanda intentó leer una carta a su padre, se lo impidieron y entonces se abrazó al féretro para intentar abrirlo y meterla dentro. Una escena igual de penosa que la que se repitió cuando se iban a esparcir las cenizas del empresario en uno de los lagos de La Finca y la urna se cayó al agua cuando Yolanda intentó quitársela a su hermana.

Yolanda considera que durante los años que duró su incapacitación, su hermana y el equipo directivo de la empresa la han engañado, han ganado mucho dinero a sus espaldas, de los que no ha percibido nada, a pesar de seguir siendo la segunda accionista de la sociedad.

En 2016, consiguió de los tribunales la reintegración de sus derechos sobre sus bienes y su persona y una relación más cercana con sus tres hijos, a los que solo la dejaban ver una hora por semana y siempre con una funcionaria delante. Desde entonces sigue luchando por todo lo que considera que le ha sido arrebatado y por el momento, le están dando la razón.

Ahora, una vez admitida a trámite la querella de Yolanda García-Cereceda contra su hermana Susana por administración desleal, vuelve a abrirse un nuevo frente para la presidenta del Grupo La Finca Promociones y Conciertos Inmobiliarios, S.L., Susana García-Cereceda López. La cantidad en juego supera los 9 millones de euros en préstamos, el supuesto delito se habría producido entre 2016 y 2017. 

Susana García Cereceda forma parte del grupo de acusados juzgados actualmente en la Audiencia Nacional por su implicación en la llamada pieza Land, que forma parte de la causa Tándem, sobre las actividades paralelas empresariales del ex comisario José Manuel Villarejo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin