Actualidad

La pasión de gavilanes entre Kiko Rivera, Narcís Rebollo y Paolo Vasile: historia de una peineta

El propio Kiko lo anuncia en su cuenta de Instagram. "Martes, 8 de febrero sale mi nuevo single. Y con él se acaba mi camino con Universal. No voy a profundizar en esto pero ha sido de mutuo acuerdo. Vuelvo a tener el control. Vuestro Kiko seguirá siendo el mismo. Siempre de cara. Más que nunca los míos, los que me seguís y me queréis, este año lo vamos a bordar".

Así explica Kiko Rivera su ruptura de Universal solo año y medio después de haber firmado su contrato. Un tiempo difícil en el que el hijo de Isabel Pantoja ha hecho más ruido mediático que música, algo que en un principio no molestó a la discográfica, más bien lo contrario, pero que se le ido de las manos porque una cosa es contar con promoción gratis en televisión y además hacer negocios con las exclusivas del Dj en Deluxe y demás coliseos del cotilleo pagado y otra convertirse en un apestado, adicto al insulto (a su propia madre) y al incumplimiento de las responsabilidades adquiridas.

La empresa que pilota Narcís Rebollo ha terminado por estallar y romper con este individuo incalificable con el que no resulta nada fácil trabajar y menos hacer negocios.

La compañía musical del marido de Eugenia Martínez de Irujo lo tenía claro cuando decidió fichar a Kiko. No solo le querían por sus singles. También les parecía muy rentable como reclamo publicitario. Ser el hijo de Isabel Pantoja y su continua exposición mediática les podía reportar muchos ceros, pero claro, siempre y cuando ellos pudieran decidir dónde y cuándo, como ya adelantamos en su momento en Informalia, gracias a una cláusula de representación.

Pero en este tiempo, se han dado cuenta de que eso ya no es posible. Kiko, tras la guerra con su madre, se ganó al principio el favor de cierto público. La forma en la que se expresaba, cómo se comportaba, cómo lo contaba, cómo trataba a la prensa. Su imagen, si no era buena, era rentabilizable.

Sin embargo, a medida que han pasado los meses eso ha ido cambiando. Ya no es el que era. Y su imagen vuelve a estar por los suelos: se salta las normas cuando quiere y por más que le han avisado, muchas veces no ha entrado en razón e incluso ha despotricado en redes sociales y contra la prensa, algo que Universal no estaba dispuesta a consentir.

Una de las gotas que colmó el vaso y terminó de cansar a los responsables de la discográfica fue su intervención en Twitch cargando contra 'Socialite', 'Sálvame' y Mediaset.

Pasión de Gavilanes

Universal acaba de vender Pasión de Gavilanes a Paolo Vasile. Le han sacado los ojos porque le han cobrado diez millones de euros y además el italiano ha tenido que comerse en el pack programas que no le sirven para nada. Para colmo, aunque anuncien la telenovela en exclusiva, Netflix también podría emitirla en España y tal vez como primera ventana.

Pero aun así, Universal mantiene una relación muy buena con Mediaset. No importa que les vayan a cobrar más de 50.000 euros por capítulo (cinco o diez veces más de lo que cuesta uno de Tierra Amarga en Antena 3). Porque para Mediaset, que está perdiendo las tardes y con ellas el liderazgo de audiencia, es imprescindible un revulsivo. Otra cosa es que el remake no funcione más que al principio, por la novedad y los millones de euros que van a gastar en promocionar su lanzamiento.

'Sálvame'

Universal tiene mucho peso además en Sálvame, un programa que podría verse recortado si Manuel Villanueva decide colocar por las tardes el supuesto tesoro culebronero de Telemundo. El todopoderoso director general de contenidos de Mediaset, que cumple los 65 este año, se juega mucho con esta decisión.

Universal además promociona muchos de los artistas de Mediaset tanto en este Sálvame como en otros de la cadena poniendo sus canciones. Y aunque a Informalia no han querido confirmárnoslo, nos aseguran que desde la cadena llamaron a Universal para decirles que en el pacto salía uno de sus "protegidos", llamado Kiko Rivera, porque la cotizada no podía tolerar ese comportamiento del escandaloso hijo de Paquirri.

La peineta de Kiko

O sea, que después de pedir a su representado que rectificara, por las buenas relaciones de Mediaset y Universal, Kiko les hizo una peineta a los chicos y chicas de Narcís Rebollo. "Pa chulo yo y pa pegarse mi madre", debió pensar.

Universal no quiere un chulo pendenciero, indisciplinado e imprevisible. Quieren una cara amable. Alguien a quien no le machaque la prensa por su falta de profesionalidad como pasó en el último bolo al que acudió en Asturias. Y han visto que con Kiko en este momento no puede ser. De ahí que se hayan cansado y hayan decidido dar carpetazo a su acuerdo, como pasó con su madre.

Así cierran una etapa comercial en la que Rivera tiene mucho que perder económicamente hablando. A no ser que recurra, una vez más, a las exclusivas. De momento en Telecinco lo tiene difícil. Se rumorea que ya le tienen vetado…

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin