Actualidad

La separación de Cristina e Iñaki: 34 palabras y cuatro claves de un comunicado escueto

Estaba al caer. El comunicado oficial que anuncia la separación de Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin se ha hecho público en la mañana del 24 de enero. Es una nota escueta. Lo dice todo, pero no aclara mucho. Además, ha llegado tarde.

El comunicado, que ha llegado a través de Efe pasadas las 12:30 de la tarde, reza así: "De común acuerdo, hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial. El compromiso con nuestros hijos permanece intacto. Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean", firman Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin."

Este anuncio, del que tanto se ha hablado estos últimas horas, llega exactamente siete días después de que las fotos del ex duque paseando de la mano con su compañera de trabajo salieran publicadas en Lecturas.

El matrimonio estaba roto desde hace tiempo. Esto es así en el momento en el que saltan a los medios distintas imágenes del ex jugador de balonmano y su nueva mejor amiga, una de ellas del verano pasado (según apuntan desde Viva la vida), otra de septiembre y otra de noviembre de 2021. Tanto tiempo atrás hace presagiar que la infanta era conocedora de esta aventura y que, incluso, fue el propio ex duque quien le habría comunicado la existencia de Ainhoa en su vida.

La nota, breve y concisa, deja claro que la infanta Cristina da un paso al frente y se pronuncia en este asunto. Estas son las cuatro claves de una nota de 34 escuetas palabras.

La primera clave hace referencia al "común acuerdo" en la ruptura. Esto zanja las teorías sobre una separación (e incluso, divorcio), que no llegaba porque Cristina se habría negado a concederlo. Ya hay acuerdo entre las dos partes. 

La segunda clave está en la frase: "Interrumpir nuestra relación matrimonial". Se ha recurrido a esta fórmula en lugar de al "cese temporal de la convivencia" (como rezaba la nota de los duques de Lugo en 2007). "Interrumpir" es un concepto más moderado y conciliador que "separar". Se ha evitado el empleo de palabras como separación y divorcio. Por otra parte, en el caso de Cristina no se podría hablar de "convivencia" porque la infanta vive en Ginebra y su marido, en Vitoria. 

La imagen de Urdangarin y su paseo romántico con su amiga por una playa cercana a Bidart ha causado conmoción. Sobre todo por la cronología de la noticia. Nos hemos enterado de la ruptura matrimonial después ver las fotografías del cuñado del Rey con una amiga abrazados mirando el mar. Cuando hay hijos debería imponerse la prudencia y la discreción.

En la nota, el ex jugador da un volantazo en su gestión (nefasta) de los hechos y se pone 'en modo sensato': "El compromiso con nuestros hijos permanece intacto", recoge el escrito. Esta es la tercera clave y más importante: los hijos. Cristina e Iñaki tienen cuatro (Juan, Pablo, Miguel e Irene). Pablo, al que hemos oído hablar con una serenidad que ha asombrado a toda España, decía "estas cosas pasan". En la foto, la infanta con tres de sus hijos, en verano de 2019.

La cuarta clave de la nota: "Es una decisión de ámbito privado". Esto exige un análisis. Vistas las fechas de las fotos de Iñaki y su amiga, el matrimonio de los ex duques no funcionaba por lo menos desde verano de 2021. Estaba roto en el ámbito privado, en el estrictamente familiar. Pero no en el ámbito público. Precisamente por la mala gestión del ex duque, y su relajado paseo de enamorado con Ainhoa, su aventura trasciende a todo el país. ¿No midió Iñaki el alcance que podía tener su despreocupación caminando de la mano con su amiga a la luz del día? ¿No proyectó la tormenta mediática que ha generado? El comunicado ha llegado tarde.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin