Actualidad

Alexia y Elena, las 'escuderas' que secan las lágrimas de una desconsolada infanta Cristina

Iñaki Urdangarin se ha enamorado de otra mujer y le ha roto el corazón a su mujer, la madre de sus cuatro hijos, que esperaba ansiosa el regreso de su marido a Ginebra la próxima primavera para retomar, por fin, la normalidad tras cinco años terribles. El yerno real se sinceró con la infanta Cristina el pasado mes de septiembre y ella no ha levantado cabeza desde entonces.

La noticia de que Iñaki Urdangarin salía con Ainhoa Armentia, su compañera de trabajo en Vitoria, no ha sido una sorpresa para la infanta Cristina. Según El Español, el ex jugador de balonmano le comunicó a su esposa que estaba enamorado de otra mujer el pasado mes de septiembre. La hija de los eméritos confiaba en que la relación con la alavesa fuera un capricho temporal y estaba dispuesta a perdonar a su marido y hacer borrón y cuenta nueva, pero cuando se dio cuenta de que eso no pasaría quedó completamente desolada. Entonces no tuvo más remedio que contárselo a sus padres: a don Juan Carlos durante su visita a finales de noviembre en Abu Dabi; y a doña Sofía las pasadas navidades en Madrid.

Lea también - Pablo Urdangarin, sobre si su madre sabía lo de las fotos: "Lo tendremos que hablar y lo averiguaremos poco a poco"

La propia Cristina ha afirmado a su círculo más cercano que estos han sido los meses más complicados de su vida y que no hubiera podido superarlos sin el apoyo de su hermana, la infanta Elena, y su prima, Alexia de Grecia. Ambas acudieron a la llamada de Cristina en su momento más bajo y han volado en numerosas ocasiones a Ginebra para estar con ella y animarla, pues sus tres hijos mayores viven lejos de ella (Juan en Madrid, Pablo en Barcelona y Miguel en Londres) y ella no quería derrumbarse ante su hija pequeña, Irene, de 16 años. La han consolado, animado y acompañado en los días en los que, según su círculo, la infanta no dejaba de llorar.

No es la primera vez. También Alexia y Elena fueron los mayores apoyos de Cristina cuando estalló el escándalo del Caso Noos. Mientras que otros familiares y amistades del matrimonio Urdangarin-Borbón les dio la espalda, antes incluso de las imputaciones y la sentencia de cárcel, la prima y la hermana de Cristina se mantuvieron fieles a sus vínculos y dieron la cara por ella, tanto en privado como en público.

Ahora, cinco meses después de que su marido le comunicara que estaba enamorado de otra, Cristina empieza a salir del pozo. Afirman que está "tranquila y serena" y que "solo quiere recomponerse y seguir adelante". Ahora, su prioridad son sus hijos, especialmente Miguel e Irene, los más pequeños y sensibles a la situación, y su madre, que lloró desconsoladamente al conocer la traición del que creía el yerno ideal, después de todo lo que su hija sacrificó por él.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin