Actualidad

El príncipe Andrés y la madame Ghislaine Maxwell fueron amantes, según un guardaespaldas

Así lo sugiere el documental sobre el duque y su conexión con el sórdido caso del tráfico sexual de menores de Epstein. El espacio se estrena el martes 18 en la cadena ITV.

La conexión especial entre el duque de York y la amante y compañera del magnate Jeffrey Epstein va más allá de la amistad. El documental "Ghislaine, el príncipe Andrés y la pedofilia" muestra por primera vez que el duque y Maxwell habrían tenido una relación en el pasado.

Este vínculo entre ellos lesiona aún más la imagen del hijo de la Reina porque Maxwell, captadora de menores para la red de tráfico sexual de Epstein, fue declarada culpable en diciembre pasado. Hace unos días, Maxwell ha anunciado que ya no luchará por proteger la identidad de ocho amigos de Epstein, posiblemente involucrados en los abusos sexuales contra menores. Según Daily Mail, Virginia Giuffre, la supuesta víctima, ha pedido que se hicieran públicos, ya que hasta ahora sus nombres se manejaban bajo pseudónimos en documentos judiciales.

Uno de los testigos que aparece en el espacio de televisión es Euan Rellie, banquero de inversiones, amigo de Maxwell desde la universidad. Rellie comenzó a frecuentar las cenas de Epstein. En una ocasión, la madame le deslizó que la fiesta era "para mi amigo Andrés". Según el banquero, por la complicidad que mostraban, habrían tenido una relación "en el pasado". En la foto, el duque y la socialité.

El documental recoge también el valioso testimonio de Paul Page, ex oficial de seguridad del Palacio de Buckingham, que vio por primera vez a Maxwell in 2001: "por la manera que ella tenía permitido el acceso a palacio, nos dimos cuenta... sospechamos que podía tener una relación íntima con el príncipe Andrés." Page añadió que uno de sus compañeros de seguridad la vio "entrar y salir cuatro veces el mismo día... entraba y salía..." Según Page, habrían sido "íntimos".

La producción de televisión, además, muestra la extraña obsesión de Andrés por su colección de peluches, unos 50 muñecos colocados en su cama cuya posición original no se podía cambiar. Una orden que el servicio de palacio conocía a través de una fotografía de los muñecos, y que, si por algun motivo, no se seguía podría enrabietar al duque. "Gritaría si el servicio alteraba el orden de su colección de peluches", reveló una fuente de palacio con acceso a las dependencias privadas del duque.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud