Actualidad

Exclusiva: Isabel Sartorius, operada de la cadera tras una caída y con una prótesis: Alierta se ocupa de todo

Hace tiempo que no vemos a Isabel Sartorius. La que fue el primer gran amor de Felipe de Borbón ha elegido hace años una vida discreta fuera de los actos sociales, si exceptuamos ciertas comparecencias promocionales y alguna aparición en público con César Alierta.

Mientras trabajó para César Alierta en la Fundación Telefónica, bien directamente para la institución o a través de empresas colaboradoras, Isabel, que cumple 57 años este jueves, estaba mucho más delgada, arreglada más que de costumbre y más guapa que nunca. Había iniciado  una relación con el ex presidente de la compañía.

Lea tambiénIsabel Sartorius "lo ha pasado mal" pero respira tranquila tras la recuperación de César Alierta

El ejecutivo, de 76 años, viudo y sin hijos, siguió saliendo con ella cuando Isabel decidió dejar su puesto en el departamento de cooperación de la fundación, labor que la primogénita de Isabel Zorraquín y del marqués de Mariño, Vicente Sartorius, abandonó a pesar de que siempre le han gustado ese tipo de trabajos y cuenta con experiencia, además de que estaba muy bien pagada.

Lea también: Desmontando el legendario 'noviómetro' de Isabel Sartorius: de Felipe VI a Isak Andik

Cuando parecía que Isabel y César Alierta podían culminar su romance con un compromiso serio, el ex presidente de Telefónica y la ex del actual monarca desaparecieron de los focos y Sartorius cambió de vida y de domicilio. Dejó su piso de la calle Miguel Ángel de Madrid y se cambió a otro mejor y más elegante, en el mismo barrio de Chamberí. Sin embargo, nunca llegó a convivir con Alierta. Cada uno tenía su casa aunque siguieran juntos.

También es cierto que Alierta ha pasado por algunos trances delicados de salud. En 2020 tuvo que ser ingresado en la clínica Ruber por un grave episodio coronario. Un año antes, había sufrido una angina de pecho durante un viaje a Chile, pero en aquella ocasión el percance fue más leve. Parece que Isabel Sartorius estuvo pendiente de su evolución mientras permaneció en el Ruber, siempre con mucha discreción y sin dejarse ver. Ahora Alierta corresponde a Isabel ocupándose de ella en un momento muy difícil.

Este último verano, Alierta alquiló una casa en Sotogrande en la que Isabel pasó sus vacaciones pero, una vez más, apenas se dejaron ver en público. En estos momentos la desaparición de Sartorius está más que justificada. Y es que antes de Navidad tuvo la mala suerte de romperse una cadera, un mal tropiezo que la ha hecho pasar por el quirófano para ponerse una prótesis. Su recuperación es larga y delicada y más en tiempos de tantos contagios y en los meses más fríos el año.

Su hija no vive ya con ella

Nos cuentan que César Alierta es ahora quien se preocupa de que no le falte de nada. La hija de Isabel, Mencía Fitz-James Stuart, ha dejado la casa de su madre y vive en la actualidad con Javier, su padre, divorciado de María Chávarri, una de las hermanas de Marta Chávarri. Mencía es fruto de la relación de Isabel con Javier Fitz-James, quien cambió su apellido paterno, Soto, por el de un tío suyo, pariente de la duquesa de Alba, quien le hizo su heredero. 

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

io
A Favor
En Contra

Novietes de juventud y nada más. A la pobre mujer le han colgado lo de gran amor del principe y con eso se ha quedado.

Puntuación 8
#1
ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

EL VIEJALES DICE QUE ÉL SE OCUPA DE TODO JE JE JE

MENUDO COMEBREAGAS ESTÁ HECHO

Puntuación 4
#2
Está en buenas manos.
A Favor
En Contra

Los mejores años de Telefónica fueron cuando este señor se ocupó de ella.

Puntuación -1
#3