Actualidad

Isabel Pantoja 'traiciona' a su hermano Agustín y negocia nuevos proyectos televisivos a sus espaldas

Los problemas se le amontonan a la tonadillera. A la muerte de su madre y el distanciamiento con sus hijos se suma su falta de liquidez y las deudas, cada vez mayores. Su hermano Agustín todavía es su representante, pero su continua negativa a negociar según qué trabajos ha obligado a Isabel Pantoja a consultar con otras personas y actuar por su cuenta.

Lea también: Las ordinarieces que Julián Muñoz contará sobre su intimidad con Isabel Pantoja ya las airearon él y Mayte Zaldívar

La madre de Kiko Rivera ha tirado de contactos en televisión para tratar de regresar a la pequeña pantalla, que ha sido una buena fuente de ingresos para ella en los últimos años. Quiere un programita blanco y de entretenimiento y, a poder ser, alejado de Telecinco. Según la periodista Gema López, Isabel Pantoja ha pedido un puesto como juez en alguno de los talent de TVE o Antena 3.

La información habría llegado a oídos de Agustín, conocido como el Rasputín de Cantora, y no se lo ha tomado nada bien. La Razón desvela que los hermanos han tenido un fuerte enfrentamiento y que él se siente traicionado, pues no esperaba que la artista, a la que se ha dedicado toda su vida, pudiera actuar a sus espaldas.

Julián Muñoz vuelve a la carga

A todos los problemas de Isabel Pantoja se une ahora Julián Muñoz, que este viernes estrena docuserie en Telecinco: No es la hora de la venganza, es la hora de la verdad. El ex alcalde de Marbella desvelará cómo fue su relación con la tonadillera con todo lujo de detalles y aportará datos hasta ahora inéditos, algo que preocupa (y mucho) a la artista, pues teme que alguna de estas informaciones pueda traerle de nuevo problemas con la justicia, razón por la que ha puesto a trabajar a sus abogados, que revisarán los capítulos de la serie de Julián Muñoz con lupa para interponer demandas si fuera necesario.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.