Actualidad

Gustavo González se defiende tras la sentencia por el topless de Mariló Montero: "Ella presumió de lo guapa que salía"

El paparazzo ha sido condenado a pagar una histórica indemnización a Mariló Montero por unas fotografías tomadas en Bora Bora, donde la presentadora tomaba el sol con una amiga en topless, y otras en las que veraneaba con su familia. La sentencia, que también recae sobre su socio, Diego Arrabal, tiene muy preocupado a Gustavo González y no entiende la actitud de la periodista: "Ella sabía que se iba a publicar y se hizo con su beneplácito. Además, bromeó sobre lo espectacular que salía en las fotos, y se presentaron extractos de los mismos para demostrar que, en aquel momento, no importunaron a la señora Montero".

El tertuliano de Sálvame aclara en La Razón que ni él ni su socio fueron los autores de los dos reportajes a los que se refiere la demanda: "Yo, en concreto, jamás he hecho una foto a la señora Montero. La demanda fue interpuesta contra una agencia de prensa de la que éramos representantes legales el señor Arrabal y yo. La sentencia condena a la sociedad".

Lea también - Mariló Montero, tras la histórica sentencia por su topless: "Me dan ganas de llorar porque es muy humillante"

Gustavo defiende, además, que el reportaje tomado en Bora Bora no vio la luz: "Nunca fue publicado ni vendido, siquiera puesto a la venta. Jamás fue ofrecido, ni a revistas, ni ha programas de televisión, ni periódicos ni medios digitales". Sobre el otro, afirma que él solo escribió los textos: "Se alababa tanto su aspecto físico como su capacidad profesional. Siempre me ha parecido buena profesional, simpática y agradable. Creo que alguien le ha hecho creer lo contrario. Jamás ha habido empeño en seguir su trayectoria personal, nunca ha existido animadversión hacia ella, ni personal ni profesional".

El fotógrafo, además, denuncia la manera en la que ha transcurrido todo: "Ella dice que la perseguimos durante años, pero Diego Arrabal y yo hemos soportado que la policía acuda en directo a los programas en los que colaboramos para notificarnos. Jamás hemos eludido la acción de la Justicia. Nuestros domicilios los conocían y fuimos notificados sin problema. Aún no entiendo ese bochornoso espectáculo y quién y cómo conseguía que la policía acudiese con esa aparente diligencia".

"Estoy muy preocupado"

La sentencia ha sido un mazazo para el periodista, no solo por la cuantía económica sino por lo que, a su parecer, significa para el mundo del periodismo: "El asunto es más serio y grave de lo que parece y atañe a todo el sector. A la libertad de prensa, al derecho a la información", ha explicado.

Pero esto no acaba aquí. González y Arrabal, que han recurrido esta sentencia, se enfrentan también a una petición de cárcel de seis años por parte de Montero. "Fue archivado a petición de Fiscalía. La parte querellante apeló y fue aceptado el recurso. Estamos a la espera de juicio". No obstante, asegura: "Respeto y respetaré la Justicia".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin