Actualidad

Del asesinato de su padre al suicidio de su hermano: Juana Acosta se sincera sobre las tragedias de su vida

Juana Acosta (45) es muy reservada con su vida privada. No obstante, en alguna ocasión se ha abierto en canal para hablar de los dos episodios que más han marcado su vida: el asesinato de su padre y el suicidio de su hermano. En la actualidad, la actriz está presentando su nueva obra de teatro, que trata sobre estos capítulos de su vida.

A través de esta obra, la actriz explica que gracias a la danza ha logrado entender y perdonar la muerte de su padre. Fue asesinado en Cali (Colombia) cuando ella era una adolescente. La familia vivía en el barrio residencial del Pance. La protagonista de Perfectos Desconocidos se instaló en España hace más de dos décadas y tiene a Lola de quince años, fruto de su matrimonio con Ernesto Alterio, con quien estuvo casada de 2003 a 2018. 

"Saliendo a mis clases de baile a los 16 años sonó el teléfono y cuando lo contesté tenía la terrible noticia de que mi padre había sido asesinado, de alguna manera el trauma se incrustó en la danza", recordó este domingo la colombiana en el programa de Nuria Roca en La Sexta.

Lea también - Blanca Suárez rompe la alfombra más negra del año: de Macarena García a Juana Acosta

La actriz, que retoma la danza treinta años después, explicó lo que ha supuesto para ella este proyecto, que se representa en el Teatro Bellas Artes de Madrid del 12 al 23 de enero. Lo definió como "duro", pero a su vez "catártico, hermoso y liberador".

Al mismo tiempo, rememoró la despedida de su progenitor: "Mi padre era un ser extraordinario, era un tipazo. Era un seductor. El día del entierro de mi papá estaban sus cuatro exmujeres muy tristes y otras tres o cuatro que lloraban como magdalenas que nadie sabía quién eran".

La familia nunca pudo hacer justicia tras su muerte: "Fue un crimen impune". La actriz aseguró que "nunca se supo" lo que pasó porque "era una época muy compleja en Colombia".

A continuación, habló de cómo salió adelante adelante tras la tragedia: "No es olvidar, ni minimizar, ni justificar, es abrir una puerta al resto de tu vida. Uno tiene dos caminos: aceptar, asumir y seguir adelante o quedarse anclado en la rabia, en la furia y en la ira".

A diferencia de ella, su hermano no consiguió salir del pozo y, quince años después, se quitó la vida: "No consiguió perdonar, no pudo hacer ese camino, y se terminó suicidando 15 años después. Por eso creo que es importante hablar del perdón, sobre todo en estas sociedades tan polarizadas donde la gente está tan furiosa y tan rabiosa", sentenció.

A comienzos de este año, la nominada al Goya por El inconveniente también habló del triste episodio de la muerte de su padre en la revista Elle: "Me he tenido que perdonar a mi misma por sentir lo que sentí, sentí muchísima rabia. Tenía a la asesina dentro, me sentía capaz de matar".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin