Actualidad

Isabel Pantoja se ha bunkerizado en Cantora: sus familiares están "muy preocupados" por su salud

El estado de salud de Isabel alerta a sus familiares. Dicen que se pasa los días encerrada y que está sumida en "una profunda tristeza". El último fin de semana saltaron las alarmas cuando personas de su entorno pidieron a Isa y Kiko que fueran a ver a su madre, que les necesita más que nunca.

Isabel Pantoja ha comenzado el año en un momento muy bajo. Además de sus deudas con Hacienda, tiene que hacer frente a los 60.000 euros por las costas del juicio contra las Mellis, que perdió en diciembre. Hace solo unos días, se conoció la noticia de que su ex Julián Muñoz prepara una nueva docuserie sobre sus años en Marbella. La sevillana entró en pánico cuando se enteró, atemorizada por la posibilidad de que las confesiones del ex edil puedan llevarla nuevamente a la cárcel.

Encerrada en Cantora, Isabel trata de huir de una realidad que vive como una continua amenaza. Gente muy cercana a la tonadillera ha contado a Beatriz Cortázar que "desde hace tiempo, desde que se salió de la cárcel, arrastra una serie de problemas emocionales, que han ido a más".

Al parecer, sus problemas tienen su origen en Kiko y en la complicadísima 'no-relación' que mantiene con el Dj. "Es lo que a ella le han partido el alma y le ha dejado sin fuezas para superar su estado. Están muy preocupados", asegura Cortázar en El programa de Ana Rosa. Isa ha publicado en sus redes un mensaje de apoyo con un sencillo "madre no hay más que una". Sin embargo, el Dj ha mostrado una absoluta frialdad en Instagram: "Mi familia son mi mujer y mis niños", ha escrito en referencia a su nula relación con su madre.

"Lo mas recomendable sería que se tomara una serie de medidas médicas. Dicen que está mal, que tiene que salir... Isabel pasa horas, días, encerrada en una habitación, que es una suite, que tiene su baño y todo lo que necesita, pero que no deja de ser un encierro. Que escribe cosas, pensamientos que quiere dejar para el día de mañana...", continúa la periodista.

Este relato lo confirma también Pepe del Real: "Está sumida en una terrible tristeza y no se deja aconsejar." Quizás debiera hacer un parón, pero según relata Pepe en Telecinco, "ella prefiere seguir viviendo esta situación en Cantora y lo que asusta a su entorno es que la situación en algún momento se complique".

La nueva serie de Julián Muñoz, No es la hora de la venganza, ha empeorado su ánimo y ha agudizado su encierro en soledad. Tal y como reveló Marisa Martín Blázquez en diciembre, la tonadillera cuando tuvo noticias de la docuserie "entró en pánico. Su hermano tuvo que llamar a su médico de confianza... Hubo un ataque de ansiedad." Marisa, en El programa de Ana Rosa, contó que la artista no paraba de decir: "Qué más me puede pasar, se acaba de morir mi madre, no tengo a mi hijo, tengo una ruina por todo lo alto..."

Desde su entorno, la animan a que salga de su encierro y a que se deje ayudar. Al parecer, preocupa mucho que Isabel esté encerrada y se niegue a recibir ayuda por la repercusión mediática que eso conlleva.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin