Actualidad

Así es la mansión suiza de 20 millones de euros que vende el príncipe Andrés

Al duque de York no le salen las cuentas. Necesita liquidez para hacer frente a los honorarios de sus abogados por el caso del pedófilo Jeffrey Epstein y su madre, la reina Isabel, le ha cerrado el grifo. ¿Su plan B? vender su lujosa propiedad de los Alpes suizos. Esta es la casa de Verbier.

Helora es el nombre de la mansión que el príncipe Andrés y Sarah Ferguson adquirieron en 2014 por casi 20 millones de euros. A los duques de York siempre les apasionó esquiar en las montañas suizas. En los años noventa, cuando sus hijas, Beatriz y Eugenia, eran pequeñas, se trasladaban al exclusivo refugio suizo para disfrutar de las pistas.

La vivienda, en la exclusiva estación de esquí de Verbier, tiene 300 metros, cuenta con siete habitaciones, una bodega, una piscina cubierta y un solarium con sauna. Uno de sus vecinos es Richard Branson. El enclave de los Alpes Suizos en los últimos años se ha convertido en los nuevos Aspen y Gstaad. Federico y Mary de Dinamarca; Felipe y Matilde de Bélgica; y Victoria de Suecia son algunos de los royals que han disfrutado de sus pistas de esquí.

Lo curioso de esta propiedad es que fue comprada por los duques cuando ya estaban divorciados. Firmaron los papeles en 1996, después de diez años de matrimonio. Sin embargo, Andrés y Sarah siempre han encontrado un equilibrio en su relación y han mantenido la amistad. Tanto que compraron Helora.

Lea tambiénEpstein pagó 500.000 dólares a Virginia Giuffre para que no demandara al príncipe Andrés por abuso sexual

En 2020 saltó a la prensa que el hijo favorito de Isabel II y su ex tenían una denuncia por impago. Según publicó Le temps entonces, el ex matrimonio debía a su anterior propietario casi 7,6 millones de euros en concepto de la compra. La adquisición en 2014 de Helora levantó mucho revuelo en Reino Unido. La opinión pública quería saber de dónde procedía el dinero de Andrés. Por entonces la imagen del príncipe ya estaba deteriorada por su oscura amistad con el pedófilo millonario Jeffrey Epstein. Por este caso, su madre le cerró la puerta y ordenó su retirada "de todos los cargos públicos que conlleva su cargo", según rezaba un comunicado de Buckingham.

Ahora los planes del hermano de Carlos de Inglaterra pasan por deshacerse de este lujoso inmueble para hacer frente a los honorarios de sus abogados ante la demanda de Virginia Giuffrey, que le acusa de abusos sexuales cuando ella era menor de edad. Necesita dinero y su madre, Isabel II, se niega a asumir las facturas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.