Actualidad

Isabell II se despide del negro 2021 con el doloroso recuerdo de Felipe de Edimburgo y la nostalgia de Sandringham

Isabel II despide un 2021 especialmente complicado, marcado especialmente por el fallecimiento de su marido, Felipe de Edimburgo, el pasado mes de abril a los 99 años. Además, como al resto de los mortales, la pandemia del Covid-19 le ha trastocado sus planes, especialmente en esta recta final del año, en la que no ha podido celebrar la Navidad como le gustaría con sus seres queridos.

Lea también - El gran susto de la reina Isabel II mientras celebraba la Navidad: un intruso armado se coló en Windsor

A diferencia de años anteriores a la pandemia, la monarca ha pasado estos días en Windsor. Esta fortaleza pasó a ser su primera residencia tras el estallido del Covid-19 y de ella no se ha movido este año durante las Navidades. Tradicionalmente, antes del negro 2020, siempre se desplazaba hasta el Castillo de Sandringham, en Norfolk, para celebrar las fiestas.

El tradicional almuerzo navideño con sus familiares se suspendió debido al aumento de los contagios en el Reino Unido y a las nuevas medidas implantadas por el Gobierno conservador de Boris Johnson.

A sus 95 años, la madre del príncipe Carlos es una persona de riesgo frente a la enfermedad, por lo que todas las medidas que se tomen en torno a la salud de la soberana para protegerla son pocas. Entre otros asuntos, se redujeron al máximo las visitas estas Navidades para evitar el riesgo de contagio.

Lea también - El mensaje navideño de la reina Isabel II: homenaje a su marido y a todos los que se han ido por la pandemia

Durante estos días, además, se llevó un buen susto cuando un hombre armado se coló en Windsor. Desde el Castillo también dio su tradicional discurso de navideño, en el que tuvo muy presente a su desaparecido marido y a las víctimas mortales de la pandemia. 

Este año también se han visto afectadas las celebraciones de Nochevieja y Año nuevo. En Sandringham era habitual que los royals británicos despidieran el año con una cena de gala en el castillo y le dieran la bienvenida al nuevo con una jornada de caza por los alrededores de la fortaleza. Isabel II, además, asistía a una misa en la pequeña Iglesia de Santa María Magdalena. Este año, realizará sus oraciones en la capilla privada de Windsor.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin