Actualidad

El mensaje navideño de la reina Isabel II: homenaje a su marido y a todos los que se han ido por la pandemia

En su tradicional mensaje del 35 de diciembre la reina Isabel II ha dicho que "las Navidades pueden ser duras para los que han perdido a alguien querido". Su Majestad ha homenajeado en el discurso a su difunto marido, fallecido en abril a los 99 años, colocando visiblemente un retrato en el que aparece ella con el duque de Edimburgo.

 La única imagen elegida en esta ocasión (normalmente tenía varias) adornaba la mesilla desde donde la monarca ha pronunciado unas palabras para todos sus súbditos.

El tradicional mensaje navideño de Isabel II ha sido este año una de las alocuciones más emotivas de sus casi 70 años de reinado. Son sus primeras navidades sin el hombre con el que estuvo casada más de siete décadas.

Con 95 años, la soberana británica grabó hace días en su residencia del castillo de Windsor el discurso emitido este sábado por la tarde por las principales cadenas del Reino Unido. Vestida de rojo, con una fotografía de ella y el duque sobre la mesa, agradeció la "calidez y el afecto" que ha recibido en los últimos meses.

"A pesar de que este es un momento de gran felicidad y alegría para muchos, las Navidades pueden ser duras para aquellos que han perdido a alguien querido. Este año, especialmente, entiendo por qué", dijo la soberana.

"La vida, desde luego, está hecha tanto de partidas finales como de primeros encuentros", señaló. Pero también se ha mostrado optimista por el futuro y ha resaltado su deseo de celebrar en febrero el Jubileo de Platino, que marcará sus 70 años en el trono.

La familia real británica ha visto reducidas sus celebraciones este año como tantas familias ante la expansión de la variante ómicron del coronavirus. Isabel II no ha pasado en Sandringham, su residencia del norte de Inglaterra, estas fiestas, y ha permanecido en Windsor a 40 kilómetros de Londres.

Tampoco asistió a la tradicional misa en la capilla de San Jorge de su castillo este sábado por la mañana, a la que sí acudieron su primogénito, el príncipe Carlos, y su esposa Camila, que compartieron después la mesa con la reina.

Ni el príncipe William ni su hermano Harry han estado este año junto a la soberana, que durante la pandemia ha limitado en gran medida sus contactos sociales y ha pasado largas temporadas aislada en Windsor.

"Si bien la Covid hace otra vez que no podamos llevar a cabo las celebraciones como hubiéramos deseado, todavía podemos disfrutar de muchas tradiciones felices", ha dicho la reina, que ha subrayado que su familia es una "gran fuente de felicidad" para ella.

Ha expresado, asimismo, su satisfacción al ver a "nuestros propios hijos y sus familias asumir los roles, tradiciones y valores que significan tanto para nosotros, que se transmiten de generación en generación".

Problemas de salud

Las Navidades ponen fin a un año especialmente complejo para la monarca. Además de la muerte del duque de Edimburgo, con 99 años, Isabel II ha sufrido problemas de salud que le han obligado a mantener reposo desde noviembre por consejo médico.

Aunque no ha trascendido la naturaleza de sus dolencias, la reina ha cancelado gran parte de su actividad pública en las últimas semanas, incluida la inauguración de la cumbre del clima COP26 en Glasgow (Escocia), que iba a ser uno de sus principales actos de 2021.

Con todo, no ha suspendido por completo sus actividades. Ha continuado celebrando audiencias por videoconferencia y la semana pasada recibió personalmente en Windsor al sultán de Omán, Haitham bin Tareq al Said, entre otros compromisos.

Mirar al futuro con "confianza"

Isabel II tiene ya la vista puesta en las celebraciones de su Jubileo de Platino. "Espero que sea una oportunidad para que la gente disfrute de un sentido de unidad, una ocasión para dar gracias por los enormes cambios de los últimos 70 años -sociales, científicos y culturales-, y también para mirar hacia adelante con confianza", ha señalado.

También ha marcado en su calendario los Juegos de la Commonwealth que se celebrarán el próximo julio en Birmingham (Inglaterra). "Será una oportunidad para celebrar los logros de los atletas y una reunión entre naciones que comparten una misma mirada", ha afirmado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin