Actualidad

Cristina Pedroche confiesa su nueva delicatessen navideña: "He comido pene de reno"

La presentadora, que dará sus séptimas Campanadas en Antena 3 el próximo día 31 de diciembre, ha desvelado nuevos datos sobre el vestido que lucirá y que ya se ha convertido en una de las grandes atracciones del año. "Este año pasan más cosas alrededor que no solo es el vestido o lo que me puede cubrir. Pasa algo en mi cabeza, me propusieron un reto y... van a pasar cosas. Lo que sea que pase, pasará desde el primer segundo".

Cristina Pedroche ha señalado en El Hormiguero que el protagonismo, este año, está en su cabeza y una de las promos la muestran cortándose su larga melena y con una máquina de afeitar: "Raparme y salir calva es una opción, podría ser...", ha dicho misteriosa. "Y si lo hago no pasa nada, hay gorros, pelucas maravillosas... ¡La vida son dos días!".

Sobre el vestido, ha dado algunas pistas: "Este año no pasa nada porque engorde un kilo, tres o diez, no importa la talla. En junio tuvimos un gabinete de crisis y Josie me contó lo que tenía pensado. Al principio no me convencía la idea pero confío en él y cuando me lo enseñó se me saltaron las lágrimas... No es un vestido como tal, no hay tela como tal. Es un mensaje...". Y ha añadido: "Solo lo saben cinco personas. Dabiz vio las fotos hace unos días y flipó".

"Diverxo pierde mucho dinero"

Pedroche también habló de su marido, el chef Dabiz Muñoz, con el que lleva casada seis años: "Me sonrió y me enamoré, supe que me iba a casar con él, nunca me había pasado nada igual. Le di las llaves de mi casa a los 15 días y antes de darnos nuestro primer beso, le compré el cepillo de dientes, lo puse junto al mío y le mandé una foto", ha contado entre risas.

Lea también: Cristina Pedroche se desnuda en la Puerta del Sol diez días antes de las Campanadas

Con él no solo descubrió el amor verdadero, sino también la buena cocina: "Antes de conocerlo solo comía pollo y ternera. Desde que lo conocí no he parado de jugar con la comida y probarlo todo. Hace unas semanas fuimos a Copenhague y probé el pene de reno".

Además, ha explicado la polémica a la que se ha enfrentado estos días Diverxo, el restaurante de su chico, que anunció una subida de precio en el menú de casi 100 euros: "Diverxo pierde mucho dinero al año, con lo que pierde puedes comprarte una casa, y ahora por fin vamos a poner un precio justo a la cantidad y calidad que damos. Ayudará también a que los trabajadores tengan los mejores sueldos y condiciones, pero es que la empresa tiene que ser viable por sí misma y ahora no lo es".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin