Actualidad

Cayetano Martínez de Irujo desvela que se sometió a un exorcismo tras sufrir varios accidentes: "Me echaron una maldición"

El conde de Salvatierra, que vuelve a ser noticia por el distanciamiento familiar que mantiene con su hermano mayor (duque de Alba) desde que murió su madre, acudió este miércoles a Lazos de Sangre y aseguró haber sido víctima de un "mal de ojo": "Sufrí siete accidentes en pocos meses".

Lea también - Cayetano Martínez de Irujo confirma que no ha sido invitado a la Nochebuena en Liria: "Estoy desligado de mi hermano"

Cayetano Martínez de Irujo participó en el programa dedicado a la maldición de los Grimaldi (una gitana los condenó a ser infelices a partir de los 50 años) y compartió su propia experiencia: "Creo en ella porque a mí me ha pasado. Ahí me di cuenta de que el mal, como el bien, existe en nuestra sociedad", explicó. "Me di cuenta de que algo me pasaba porque era una época en la que tuve seis o siete accidentes seguidos en pocos meses, dos de ellos a caballo. Uno de ellos me tiró al suelo nada más subirme, y si no fuera porque puse la mano, pude morir o quedar paralítico".

El hijo de la fallecida duquesa de Alba, convencido de que había sido víctima de un mal de ojo, consultó con expertos en la materia: "Recurrí a un sacerdote exorcista, que me quitó la maldición e incluso me dijo de quién podría haber venido, que era una persona muy cercana. Ese fue el primer paso, pero luego vi a otras personas que me ayudaron, fue un proceso muy largo y duro", desveló. Cayetano lo pasó realmente mal: "Por primera vez en mi vida me daba miedo vivir, me pasaban todo tipo de cosas inverosímiles".

"La muerte de mi padre me ha marcado durante 40 años"

Además, el hermano de Eugenia Martínez de Irujo recordó la pérdida de su padre al intercambiar su parecer sobre Estefanía de Mónaco: "Era joven que nunca supo encontrar su lugar como princesa de Mónaco, marcada por la temprana muerte de su madre, Grace Kelly, y el sentimiento injusto de culpa. Yo la entiendo y me identifico con ella porque la muerte de mi padre me ha marcado 40 años. Hasta que una psicóloga me dijo "Tu padre no te ha abandonado, está contigo", yo no podía hablar de ello sin llorar", confesó.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin