Actualidad

La primera capilla ardiente de Manolo Santana: de la ausencia de Alba al abrazo entre Otti Glanzielus y Claudia Rodríguez

Otti Glanzielus fue una de las mujeres más importantes en la vida de Manolo Santana. Casados entre 1990 y 2008 la ex modelo y el tenista formaron durante dos décadas un matrimonio estable. La sueca, además, fue como una segunda madre para Alba Santana. Tanto es así que Mila Ximénez, que perdió la vida el pasado mes de junio víctima de cáncer, le agradeció públicamente y en numerosas ocasiones el amor y la dedicación con la que educó y trató a su hija cuando la pequeña se fue a vivir con su padre.

Otti, la que fuera su tercera esposa, ha sido uno de los rostros conocidos que acudieron este domingo a la capilla ardiente instalada en el Hospital Real de la Misericordia de Marbella por el campeón del tenis. A su llegada, visiblemente emocionada, abrazó cariñosamente a Claudia Rodríguez, viuda de Manolo, con quien conversó durante unos minutos, dejando entrever su aparente buena relación. 

Acompañada por su actual pareja, Otti se acercaba posteriormente al féretro de Santana y, tranquila pero con la tristeza reflejada en su rostro, lo tocaba con emoción después de besarse la mano en un sentido y cariñoso último adiós. 

"Me quedo con todas las cosas buenas. Son muchos años juntos, han sido 22 años de mi vida, como entenderéis es mucha tristeza", confesó Otti tras abandonar la capilla ardiente. Confirmó que todos los hijos de Manolo eran conocedores de la muerte del tenista pero que no era ella la más indicada para responder a la pregunta de si Alba viajará a España para dar su último adiós a su padre, con el que no tenía relación en los últimos años. 

Santana tuvo a Beatriz, Manolo y Borja de su matrimonio con Fernanda Dopeso, con quien estuvo unido de 1962 a 1980; a Bárbara (cuya existencia no trascendió públicamente hasta que la niña tenía seis años) con la azafata de vuelo Bárbara Oltra, y a la propia Alba, con quien no se hablaba desde hace años por las rencillas familiares surgidas principalmente a raíz de su último matrimonio con Claudia, con quien se unió en 2013. Con Mila, el legendario tenista estuvo casado entre 1983 y 1986. 

Al igual que Alba, sus hermanos Beatriz y Manolo tampoco estuvieron presentes en la capilla ardiente de su padre en Marbella, pero este lunes se prevé su presencia en el homenaje que el tenista recibirá en la capital. A quienes sí pudimos ver en el Real Hospital de la Misericordia, sin embargo, fue a los dos hijos más desconocidos y menos mediáticos de Manolo, Borja y Bárbara.

"Un millón de gracias a todos (...) Yo creo que si os pusieseis en mi lugar entenderíais que no me apetece mucho hablar, entendedme. Pero os lo agradezco", confesó Borja tras unos minutos despidiéndose de su padre en la capilla ardiente. "Nunca he hablado de mi vida y nunca voy a hablar. Yo he venido a despedir a mi padre", aseguró también Bárbara. 

En la capilla de Santana también estuvo presente su amigo Feliciano López, que muy emocionado por la pérdida de su referente deportivo, conversó durante unos minutos con la viuda. Otros rostros del mundo del deporte también acudieron, como el ex futbolista Emilio Butragueño. También diferentes autoridades, como el ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta. Este lunes tendrá lugar una segunda capilla ardiente en la Caja Mágica (el templo del tenis en Madrid).  

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin