Actualidad

Hiba Abouk relata su experiencia más desagradable en pleno vuelo: "Solo podía pensar en mi familia"

La actriz Hiba Abouk pasó este sábado uno de los peores días de su vida en los que creyó incluso que iba a morir a bordo de un avión. La mujer de Achraf Hakimi, jugador del Paris Saint-Germain, tenía previsto estar presente en la entrega de los populares Premios Forqué en Madrid y volaba desde Paris, donde reside con su pareja.

Tal y como ha explicado en un extenso post en su perfil de Instagram, la entrada al avión empezó con mal pie. "Ataviada tan solo de una maleta de mano, nada más montar en el avión les pedí a los azafatos que si me podían ayudar a colocarla en el maletero superior y me respondieron que no, que ellos no están asegurados y si les pasa cualquier cosa no tendrían indemnización", ha escrito.

Lea también: Hiba Abouk, embarazada de su segundo hijo junto a Achraf Hakimi: luce barriguita en la alfombra roja de San Sebastian

Además de que el avión salió con una hora de retraso por problemas técnicos, los problemas no habían hecho más que empezar. "Nos anuncian de repente que es inminente que hagan un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Burdeos... súbitamente el avión empezó a descender de manera violenta. Lo único que nos dijeron los azafatos fue que leyéramos las instrucciones de emergencia que se encontraban en el bolsillo del asiento, y que si había que evacuar el avión lo hiciéramos sin efectos personales".

La angustia se apoderó entonces de Abouk, embarazada de su segundo hijo, que no podía dejar de pensar en su familia: "Solo podía pensar en mi familia y en que había una posibilidad de no volverles a ver. La idea de no volver a ver a Amín se me hizo insoportable... Creo que han sido los peores 5 minutos de mi vida".

Las incidencias no terminaron ahí. "Después de aterrizar de manera violenta también y nos piden por favor que no nos movamos hasta que los bomberos lleguen y nos evacuen. Al rato fuimos todos evacuados por los bomberos y nos metieron en una terminal, demasiado pequeña para todos los que íbamos. Sin apenas asientos, sin derecho a salir a tomar el aire, sin cafetería por supuesto. Por no decir que yo estando embarazada (y encima habiendo pagado una plaza en business) no me ofrecieron ni un vaso de agua en ningún momento del vuelo, ni durante la hora que estuvimos sentados esperando a despegar, ni nada. Eso me hizo sospechar que algo raro estaba pasando en el avión, lo que no entiendo es que se arriesgaran a despegar".

Tras la angustia vivida en el avión, Abouk ha reconocido que lo primero que hizo al llegar a la terminal "fue ir al baño, cerrar la puerta y llorar para soltar de alguna manera todo el miedo y la tensión que había tenido en el cuerpo. Un cuerpo que ahora mismo tiene dos corazones y que hay que cuidar más que nunca". Hiba habló por fin con su marido, se desahogó y se dispuso a esperar a que la situación mejorara. Compró un nuevo billete de avión que le llevara de Burdeos a Madrid y, por los pelos, logró volar hacia España. "Acabo de aterrizar en Madrid, sana y salva y voy corriendo sin pasar siquiera por casa a cumplir con mi compromiso profesional. Aunque realmente lo que más me apetecía era volverme a Paris para darle un abrazo infinito a mi hijo y mi marido".

Por último, la actriz también ha agradecido a sus seguidores por apoyarla "día a día", y ha dejado un mensaje para todos ellos: "Disfrutad de cada minuto, intentad ver el lado positivo de todo (que lo hay), y sobre todo amad, mucho, sin mesura y expresarlo. Yo ahora os lo he dicho y os lo repito: os amo", ha concluido.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin