Actualidad

Las cenizas de Manolo Santana se esparcirán en su querida Marbella

Un fallo cardíaco en un corazón lastrado por los rigores de la vida, un adiós cargado de tristeza. Manolo Santana murió este sábado en silencio, sin la compañía de sus hijos, con los que no tenía relación desde hace años, y en presencia de su esposa Claudia, la mujer que le cuidó en sus últimos años, cuando su estado físico se fue deteriorando de tal forma que ya apenas podía andar sin ayuda.

En el momento de escribir estas líneas era una incógnita si alguno de sus hijos viajaría hasta Marbella para darle el último adiós a su padre. la mala relación de los hijos del tenista con Claudia crearía una gran tensión en el ambiente.

Ni sus mejores amigos, los de siempre, estaban al tanto del empeoramiento de salud del veterano e icónico tenista. Se enteraban de su estado por mediación de terceros, de trabajadores del club de tenis marbellí de Manolo, de aquellos que sí le veían en el día. Día. Porque Santana ya no hacía vida social, ni quedan con su gente. Su vida discurría con la mayor tranquilidad, entre su domicilio y su club. No había otras opciones.

Manolo Santana fue una leyenda del tenis, además del marido de la mediática periodista Mila Ximénez, fallecida de cáncer hace medio años y madre de su hija Alba.

La leyenda del tenis español nació en Madrid el 10 de mayo de 1938. Sus primeros pasos en una cancha fueron a los diez años de recogepelotas en el Club de Tenis Velázquez.

Fue el primer tenista español que se coronó ganador de la Copa Davis en 1965. Tenía 27 años y aquel triunfo le convirtió en la leyenda del tenis español del siglo XX. Entre sus gestas deportivas están cuatro Gran Slam, entre ellos, dos Roland Garros en 1961 y en 1964, la Copa Davis de 1965 que le alzó a lo más alto; y un Wilmbledon en 1966. Se retiró de las pistas en 1970, después de lograr un triunfo en el Conde de Godó de Barcelona, derrotando a Rod Laver.

Perseverante, luchador incansable, de carácter resiliente, Manolo se reconoce a sí mismo en su autobiografía como " Un tipo con suerte". Fue pionero y del tenis en una España de los sesenta, sumergida en plena dictadura. Franco le recibía en El Pardo y el tenista participó en la mítica campaña Contamos contigo.

Desde su retiro en Marbella, donde había fijado su residencia, siguió vinculado al tenis. Presidió la Mutua Madrid Open hasta 2018, año en que por su delicada salud le cedió el testigo a Feliciano López, mientras el madrileño quedaba como presidente honorífico.

La última aparición pública del campeón fue el pasado abril de 2021 en el Godó de Barcelona, cuando se dispararon todas las alarmas al contemplar su delicado estado de salud y su dificultad para caminar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin