Actualidad

Mariano Rajoy, feliz lejos de Moncloa, el palacio donde su mujer no quería vivir

Mariano Rajoy está de oferta porque anda promocionando su libro. El expresidente no para de conceder entrevistas y hasta ha juntado bajo el mismo techo a Isabel Díaz Ayuso y a Pablo Casado, su sucesor en el Partido Popular. El gallego cree que Podemos quedará reducido a los votos del Partido Comunista y en Política para adultos, la obra que pretende vender, acusa a Pedro Sánchez de dejarse contagiar por el populismo de Iglesias.

Lea también - Las redes se burlan de Rajoy por el título de su nuevo libro: "Ali Baba y los 40 ladrones ya estaba cogido"

A sus 66 años, el compostelano combina su labor profesional, con despacho en el madrileño barrio de Salamanca, con la escritura. Y ya va por su segundo libro. Pero saca tiempo para comerse unos percebes en su tierra y para disfrutar de su familia. De momento, en el puente de la Constitución y la Inmaculada se escapa a Galicia para seguir con las presentaciones y para inaugurar la temporada del centollo.

En el libro habla de populismo, machaca al Gobierno, destroza a Podemos y marca distancias con Vox, aunque elude descartar al partido de Santiago Abascal como socio parlamentario si es necesario para desalojar a la izquierda del poder, como en Madrid y Andalucía. Rajoy pone como ejemplos de buenos políticos a Draghi y Merkel, pero también alaba al nuevo canciller alemán, el socialista Scholz. De los españoles saca la cara por Feijóo, pero dice que desea que Pablo Casado sea presidente.

En lo familiar, la vida también cambió aquel 2 de junio de 2018, tras la moción de censura que sacó a Rajoy, su mujer y sus hijos del palacio de la Moncloa. La mudanza fue precipitada. Rajoy y su familia fueron teletransportados al dúplex de Aravaca en el que vivían en 2011, cuando ganó las elecciones. Elvira Fernández, su mujer, compañera "indispensable" de Rajoy, como él mismo se refiere a la madre de sus hijos en su anterior libro, fue quien se ocupó del acelerado cambio de domicilio. La 'primera dama' que más se ha esmerado en mejorar Moncloa tuvo que salir con lo puesto (es un decir). Fue Viri quien optimizó la gestión económica del complejo, arregló los jardines, renovó los cuadros expuestos y ordenó la restauración de desperfectos en los edificios. Pero cuando lo había dejado estupendo tuvo que desalojar y dejar el sitio a Begoña Gómez y sus hijas. Pero ningún disgusto. "Viri quería irse de la Moncloa. Todo fue muy rápido. Mi hijo Mariano tenía una beca para irse a Bruselas al día siguiente y se fue con toda normalidad", le contó el propio Rajoy a Ana Rosa Quintana. La vida de Elvira es "mucho mejor, sin tantas obligaciones. El estar en el foco público es lo más duro, que todo se sepa, se mire, se cuente… Es lo más duro de la política y supongo que eso le pasará a todos los que sean un personaje público", dice Rajoy, quien afirma que no siendo político se vive "razonablemente feliz, y equilibrado, con menos presión". Dice el antecesor de Sánchez que la gente ahora le trata bien, "hasta los que nunca me votaron".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin