Actualidad

Giro en el caso Mario Biondo: investigan al forense por fraude procesal al demostrarse que analizó los restos de otro cuerpo

La Fiscalía de Palermo ha reabierto, una vez más, el caso de Mario Biondo, marido de la presentadora Raquel Sánchez Silva. Una nueva demanda por parte de los padres del cámara italiano, presentada el pasado mes de mayo, ha dejado al descubierto que el forense encargado de realizar la segunda autopsia, Paolo Proccacianti, trabajó con restos que no eran los de Mario Biondo.

El doctor será investigado por un presunto fraude procesal, ya que todo apunta a que tanto él como su ayudante pudieron cometer errores e irregularidades de gravedad: "Muchas de las muestras no son atribuibles a Mario Biondo", reza la conclusión.

Lea también: Identifican a las dos personas que estuvieron en casa de Mario Biondo, marido de Raquel Sánchez Silva, la noche de su muerte

Por su parte, Emme Team, el equipo estadounidense e italiano que se encarga de repasar el proceso, ha asegurado que el asesor de la Fiscalía de Palermo alteró los archivos PDF que contenían datos informáticos sobre el contenido de los dispositivos de la víctima. Al parecer, los contenidos guardados en el disco duro de su Macbook y la memoria del iPhone no coinciden. Las pruebas presentadas por Emme Team demostrarían, además, que los documentos PDF presentados por el perito en la Fiscalía también son falsos.

Hace ya ocho años del fallecimiento de Mario Biondo, pero la investigación sobre lo sucedido sigue activa por voluntad de la familia, pues no aceptan la teoría policial sobre su muerte: un suicidio. Posteriores investigaciones han tratado de demostrar que Mario no estaba solo su domicilio en el momento de los hechos y el pasado mes de mayo, se identificó a dos personas que se conectaron con smartphones a las cuentas del italiano en Facebook y Twitter durante la madrugada del 30 de mayo de 2013, día que murió. Uno de ellos, incluso, habría accedido de forma automática al Wifi de la casa. La conclusión era clara: al menos a dos personas implicadas esa noche y presentes en el interior del piso y en sus inmediaciones. Aseguran también que, un día después de ser hallado el cadáver, los dos teléfonos aparecen de nuevo geolocalizados en la zona y que el ordenador del camarógrafo fue espiado después de su muerte.

El caso de Mario Biondo

El marido de la presentadora falleció hace ahora casi ocho años. El cámara italiano fue hallado muerto y colgado de una estantería en la que ambos convivían en la calle Magdalena de Madrid. En España el caso en un principio se sobreseyó. Se dio por bueno el informe del forense, que descartó indicios de criminalidad. Pero la Fiscalía de Palermo lo reabrió y dio una versión distinta: concluyó que había pruebas suficientes para valorar el homicidio con premeditación como causa real de la muerte.

El procedimiento estuvo a punto de ser archivado también en Italia pero la familia política de la presentadora de Maestros de la Costura presentó recurso ante el Tribunal Superior de Apelaciones de Palermo en octubre de 2020. Se adjuntaron entonces dos informes periciales, uno realizado por el criminólogo Óscar Tarruella y otro por un equipo de profesionales italianos. Ambos coincidían en la hipótesis del asesinato. La última documentación presentada en los juzgados refleja que Mario pudo haber sido víctima de un estrangulamiento a manos de dos personas a las que abrió la puerta de su casa. Los expertos explica que, tras mantener una conversación con sus presuntos verdugos, alguien pudo desconectar los cables del televisor, acercarse por su espalda y, de forma sorpresiva, pasar uno de ellos alrededor de su cuello y, realizando una tracción bidireccional con el mismo, producir a Mario una estrangulación completa.

Los padres de Biondo siempre han sostenido que su hijo no se suicidó, lo que llevó a la familia del cámara a enfrentarse con su nuera, Raquel Sánchez Silva, que rehízo su vida junto al fotógrafo Matías Dumont.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin