Actualidad

Ernesto de Hannover: el motivo por el que se ha suspendido el juicio contra su hijo mayor hasta marzo

Todas las miradas estaban puestas este jueves 25 de noviembre en Ernesto de Hannover (67), que tenía por delante una intensa cita judicial en los tribunales de su país. Finalmente, la sesión ha sido suspendida y no se ha producido el esperado encuentro entre el ex marido de Carolina de Mónaco y su hijo mayor, Ernst August (38), fruto de la relación del matrimonio del aristócrata y su primera esposa, Chantal Hochuli (66).

Lea tambiénEl broncazo de Ernesto de Hannover y su novia española, Claudia Stilianopoulos, en pleno barrio de Salamanca

El juicio se ha suspendido porque, para sorpresa de todos, el abogado del príncipe alemán se ha retirado en el último momento. El nuevo letrado ha solicitado un aplazamiento para disponer del tiempo suficiente para tomar las riendas de la defensa de su cliente porque el anterior se apartó del caso "con poca antelación".

"El trasfondo de la cancelación de la vista es que el anterior abogado de los dos demandantes (el príncipe y la corporación E-GmbH) dimitió con poca antelación. Después de que un nuevo representante del primer demandante se haya legitimado en el día de hoy [23 de noviembre] y haya solicitado el aplazamiento de la vista, la Sala de lo Civil ha accedido a esta petición", reza el comunicado enviado por el Tribunal. Finalmente, el juicio se ha suspendido finalmente hasta el próximo 22 de marzo. 

Entre 2004 y 2007, el príncipe donó a su primogénito propiedades importantes de la familia, como el castillo de Marienburg. El joven, en lugar de gastarse dinero en su costosa rehabilitación, lo vendió a la Administración por el precio simbólico de 1 euro, algo que enfadó enormemente a su padre, quien consiguió parar la venta. Asimismo, Ernesto acusa a su hijo de sustraer obras de arte y otros objetos de las propiedades donadas. Le acusa de "ingratitud grave" y exige que le devuelva lo que le había donado, algo a lo que su heredero se niega. Ernst August vendió también parte de una de las fincas de su padre, sin habérselo comunicado, algo que ya no tiene remedio.

El príncipe pide a su hijo 5 millones de euros para resarcir estas acciones, aunque el tema más espinoso de todo este embrollo judicial es que Hannover reclama a su hijo la devolución del palacio de Herrenhausen, donde el heredero vive con su esposa Ekaterina, y sus tres hijos. El palacio el origen familiar de la actual casa real británica, los Windsor. De Hannover, actual capital de la Baja Sajonia, salió en el año 1714 el príncipe Jorge Luis, el primer rey de la Casa de los Hannover, que se marchó a Londres con el título de Jorge I de Inglaterra, siendo su descendiente directa la actual reina Isabel II.

Lea también - Ernesto de Hannover "pesa cincuenta kilos" y "tiene una cirrosis hepática": la verdad tras su polémica imagen en Ibiza

Solo las costas de este proceso son astronómicas, en torno a los 60.000 euros, lo cual explica que, a pesar del ingente patrimonio del noble alemán, haya puesto a la venta un piso de su propiedad en Francfort, por un millón y medio de euros.

Pese a los quebraderos de cabeza que le da esta batalla familiar, el ex de la princesa monegasca, todavía casado formalmente con ella, se siente cada día más integrado en su nueva vida en España, cerca de su hijo menor Christian, Sassa de Osma, de sus dos nietos y de su novia Claudia Stilianopoulos (48).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.