Actualidad

El novio de Rocío Wanninkhof recuerda su infierno: "Estuve a punto de declararme culpable para que todo acabara"

Es Tony Jurado y a pesar de que ahora vive en Finlandia, sabe que su historia, la de Rocío Wanninkhof, ha vuelto a la actualidad social gracias a un documental sobre Dolores Vázquez, acusada erróneamente de su asesinato. Antes que ella, fue Tony quien estuvo en el punto de mira de la policía y así lo ha recordado este miércoles: "Querían un culpable y les daba igual que fueras inocente".

El malagueño, que entonces tenía 19 años, ha contado en Sálvame que su relación con Rocío era magnífica y que siempre salían juntos. En aquella ocasión, la noche del 9 de octubre de 1999, le insistió para que fuera con sus amigas a una feria, pues él no tenía dinero para acompañarla. "Hacía poco que un chico había matado a su novia en otro sitio y fui el primer señalado por la policía. Tenía que ir todas las semanas a los interrogatorios y era horrible. Me decían 'Venga niñato de mierda, cuéntalo todo que sabemos que has sido tú'. Me daban patadas... Te presionaban tanto que te hacían dudar de ti mismo. Pensé declararme culpable solo para que aquella pesadilla terminara", ha confesado.

Lea también - María Teresa Campos sale perjudicada del documental de Dolores Vázquez: critican su juicio mediático

Tony ha desvelado que no conocía personalmente a Dolores Vázquez pero que, una vez se desveló el gravísimo error que se cometió con ella, se sintió identificado: "Su abogado contaba que ella decía '¿Y si la he matado y no me acuerdo?', y la entendí porque me había pasado lo mismo".

El novio de Rocío Wanninkhof ha contado, además, que la situación destrozó a su familia y lo dejó aislado, pues casi todos sus amigos y conocidos le retiraron la palabra cuando comenzaron las primeras sospechas sobre él: "La policía no tenía pruebas, pero daba igual".

Su madre, Charo Trujillo, también ha intervenido en el programa: "La noche de su detención fue la peor de mi vida. Después vino a casa llorando, le habían pegado una patada y le habían insultado. Lo que hicieron con mi hijo… eso no se hace. Y todo eso se lo tengo que agradecer a Alicia Hornos, si ella no hace esas declaraciones que hizo, a mi hijo no le molestan de esa manera".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.