Actualidad

Rosa Benito se derrumba por las críticas a su hija y Chayo Mohedano estalla: "No vendo braguitas, basta ya"

La sobrina de Rocío Jurado ha utilizado las redes sociales para defender a su madre, Rosa Benito, que ha terminado llorando desconsoladamente este miércoles tras recibir unas duras palabras de Alessandro Lequio. Chayo Mohedano, indignada, ha dejado un mensaje para el conde italiano y todos sus detractores: "Esto es lo que ocurre en este país. Para responder a mi madre, mienten sobre mí. ¿Que vendo braguitas? Ni eso ni su contenido, ¡basta ya! Y para cantar mi música no necesito ponerme batas de volantes. Acabemos con el machismo y las mentiras en televisión".

Y es que Rosa Benito y Alessandro Lequio protagonizaron un intercambio de mensajes bastantes desagradables desde su respectivos programas. El ex de Ana Obregón atacó con dureza a la ex cuñada de Rocío Jurado después de que esta dijera que el conde le daba "pena": "Eres cortita, pena debe darte tu hija vendiendo braguitas en una web". Esa misma tarde, Rosa respondió muy enfadada: "Si tienes que decirme algo dímelo a mí, a mi familia déjala en paz. Dime a mí hija de la gran… pero a mi entorno déjalo".

Lea también - Los vídeos para adultos de Chayo Mohedano: desnuda en la ducha o acariciándose los pechos

Este miércoles, Rosa y Alessandro se han encontrado en los pasillos y han aclarado la situación, tal y como ha contado ella: "Le he pedido disculpas y él a mí". La ex de Amador Mohedano, cansada ya de los ataques contra su hija Chayo, ha roto a llorar: "Mi hija es muy luchadora y tiene tres niños de colegio. No se puede hacer daño continuamente a ella para hacérmelo a mi y que salte", ha dicho. "Rosario lleva 20 años luchando en el mundo de la música y no se le perdona ser sobrina de Rocío Jurado. Es muy injusto. Ya basta. Ha demostrado ser una artista que canta y que lo hace muy bien y si no se hubiera retirado. Es una luchadora constante, ha sido una curranta y llevan 20 años machacándola, que otra persona se hubiera quitado de en medio".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.