Actualidad

Terelu Campos, sobre el cáncer que padeció: "Tengo miedo cuando se acercan las fechas de mis revisiones"

Terelu se ha abierto en canal para hablar sobre el proceso más traumático de su vida: el cáncer. A la hija de María Teresa Campos le detectaron un tumor en el pecho en 2012 y, tras ser operada y pasar por el tratamiento pertinente, en 2017 anunció que estaba totalmente recuperada, pero en 2018 volvió a recaer. Ahora, completamente curada, la presentadora cuenta en su rincón 'Lo que nunca te conté' de la revista Lecturas cómo es ser una superviviente de esta enfermedad y cómo el miedo sigue invadiéndole en algunos momentos.

"Os confieso que en el día a día no vivo con miedo, pero sí cuando se acercan las fechas de mis revisiones, a las que me someto cada seis meses", comienza relatando la televisiva. En su última revisión, cuenta, estuvo especialmente nerviosa. Algo que achaca a los diferentes conflictos y cambios por los que estaba travesando en su vida, como los problemas con su hermana, Carmen Borrego, o la mudanza de su madre.

Seguidamente, la colaboradora profundiza en el proceso por el que debe pasar cada medio año para asegurarse de que todo está bien. "Una de ellas es la resonancia de mama a la que me someto aterrorizada, porque soy claustrofóbica. No puedo entrar en ese tubo como una persona normal". Y aprovecha para agradecer al doctor Luis Muñoz que "le ponga firme" y le diga que no la va a sedar porque tiene que ser "lo suficientemente fuerte para hacerlo".

En este punto, Terelu reconoce que la tranquilidad se la aportan también las "dos pastillas" que se toma una hora antes de afrontar la prueba. "Estoy segura que si alguien me ve por los pasillos de la Fundación Jiménez Díaz ha dicho: 'Esta tía esta colgada', porque voy un poco empastillada", añade.

Después de la resonancia, tiene que hacerse la analítica con marcadores tumorales y la radiografía de tórax. Esta última, una prueba que esta vez esperaba con especial impaciencia, ya que temía que la Covid le hubiera dañado el pulmón. Y es que, hace unos meses la presentadora desvelaba que se contagió de coronavirus pero que, en su momento, solo se lo contó a su madre, su hermana, Carmen Borrego, y su hija, Alejandra Rubio. 

En el momento de recibir los resultados, Terelu siempre está con su madre en casa. "Cuando recibo los resultados estoy con mi madre en casa y al comunicarle que todo estaba bien me muestra su alegría", cuenta. A continuación, lo siguiente que hace es contárselo a su hermana, que siempre se ofrece a acompañarla durante las pruebas. Sin embargo, Terelu prefiere ir sola: "Ella sabe que soy muy mía para estas cosas".

"He cantado victoria hasta dentro de seis meses. No pienso vivir con miedo, pero hacia tanto tiempo que no me invadía el pavor y la angustia. La mente es así de traicionera y te juega muchas malas pasadas. Probablemente, es el conjunto de todo lo que me rodeaba en este momento", finaliza la hija de María Teresa Campos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin