Actualidad

Tamara Falcó cumple 40 años: su consagración profesional y personal

Nadie puede negar que Tamara Falcó es una mujer de éxito y, ahora, sí que sí, por sí misma. Por fin ha dejado atrás la alargada sombra de su madre, Isabel Preysler. A solo unas horas de cumplir los 40, una cifra más que redonda que alcanzará este sábado 20 de noviembre, la marquesa de Griñón se apura con los preparativos de su gran fiesta que, como no podría ser de otra manera, será subvencionada por una cabecera de moda de la que Tami, como la llaman muchos, será portada el mes de diciembre.

Lea también: La pesadilla que Tamara Falcó quiere evitar en su hipotética gran boda con Íñigo Onieva

En dicho evento, que tendrá lugar en el madrileño Palacio de Santoña el 19 de noviembre, contará con un centenar de amigos, famosos y no famosos, entre los que destacan su mamá y su novio, Mario Vargas Llosa, su hermana Ana Boyer y su marido, el tenista Fernando Verdasco, o algunos de sus primos, como Álvaro Falcó con su prometida, Isabelle Junot. Pero también la acompañarán sus amigos más televisivos como Pablo Motos, Nuria Roca, Juan del Val y algunos de los que la conocieron en el que supuso su debut televisivo, sus amigos de Masterchef.

Con todos ellos brindará porque los años venideros sean como el que va a dejar atrás, que ha supuesto un punto de inflexión en su vida: arrasando en televisión, licenciándose en Le Cordon Blue como chef y siendo el reclamo de decenas de firmas que le pagan millonadas por lucir sus prendas o colgar una foto en Instagram. Una persona de 40 años es joven, pero Tamara ya no es aquella jovencita que con su sonrisa picarona conquistaba en las fiestas de mamá. "Siempre ha sido así", apuntaba Isabel cuando le preguntaban por ella.

Ahora es marquesa, tal y como quiso su padre, Carlos Falcó, antes de fallecer en marzo de 2020, de manera repentina por la COVID, tiene una inmensa proyección laboral, algo que ni siquiera ella imaginaba hace un par de años, es la heredera indiscutible de Isabel Preysler y está a punto de independizarse y mudarse al casoplón que se ha comprado cerca de su madre, en Puerta de Hierro.

El inmueble está aún en construcción pero ha sido diseñado por Joaquín Torres y es de megalujo. Tanto es así que su precio, dependiendo de los metros, las terrazas etc… oscilaba, a principios de 2020, que es cuando Tamara compró sobre plano, entre los 609.000 y 1.534.000 euros. Si cumplen con las fechas de entrega, Tamara podría instalarse en él el próximo año y es entonces cuando decida dar un paso más en su relación con Iñigo Onieva, con el que lleva algo más de año y medio, con alguna crisis de por medio.

En el amor, Tamara nunca ha seguido los pasos de su madre, que se ha casado tres veces (Julio Iglesias, Carlos Falcó y Miguel Boyer). Ella ha tenido varios novios, pero de ninguno se ha mostrado tan abiertamente enamorada como este madrileño de 32 años, ocho menor que ella, que conoció a través de su primo Álvaro Falcó. Iñigo es hermano de la actriz Alejandra Onieva, tiene cinco hermanos y estudió ingeniería Técnica en Diseño Industrial, especializándose con dos másteres en el diseño de coches. De ahí que haya trabajado en empresas como SEAT y Zagato, aunque hace unos meses dio un giro radical a su carrera fichando como director de Mabel Hospitality, filial de la compañía de Rafa Nadal, Abel Matutes Prats y Manuel Campos Guallar, entramado empresarial en el que también es socio Enrique Iglesias y que tienen como buque insignia el restaurante Tatel de Madrid. Él y Tamara medio conviven en la oficina que ella tiene en el centro de Madrid. "Ella sigue en casa de Isabel pero lo cierto es que en su oficina, que tiene todo lujo de detalles, pasa mucho tiempo con Iñigo", nos dice un amigo de Tami. De ahí que sean muchos los que crean que el enlace está a punto de caer…

Tamara siempre ha sido muy romántica, además tiene unas fuertes convicciones religiosas -hay que recordar que se dijo que estuvo a punto de meterse a monja-, por lo que casarse es algo que está en sus planes y, por supuesto, antes de tener hijos, un deseo que ella ha expresado en multitud de entrevistas. Tamara es súper familiar, de ahí que tenga muy buena relación con sus hermanos, en especial con Enrique, con el que comparte sentido del humor y al que va a ver a menudo a Miami. Pero con los demás también: Chábeli, Julio José, Ana Boyer, que es su confidente, por parte de su madre, y Xandra, Duarte Duarte y Aldara, por parte de padre. Les adora a todos y no digamos ya a sus sobrinos…

Esta es la primera vez que Tamara deja que una revista como Telva le organice su fiesta de cumpleaños y sin que tenga nada que ver ¡Hola!, la que ha sido y sigue siendo la cabecera de su madre. Lo hace igual que lo han hecho otras famosas, como Paula Echevarría hizo con Elle. Esto solo es sinónimo de ser una mujer influyente, ídolo de masas que dejó de ser una niña pija, como ella misma se ha definido en varias ocasiones, para convertirse en una mujer que pisa fuerte. Los 40 está claro que serán otro año redondo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin