Actualidad

Bosé cuenta que su madre estuvo a punto de liarse a tiros con su padre, Luis Miguel Dominguín

Miguel Bosé ha levantado una gran polvareda, deliberadamente, para promocionar su autobiografía, El hijo del Capitán Trueno (Espasa). Poco a poco van saliendo fragmentos polémicos de la vida del hijo de la actriz Lucía Bosé y el torero Luis Miguel Dominguín.

El ex Nacho Palau no entra en cuestiones relacionados con su negacionismo contra vacunas y pandemia, tampoco explica nada de la enfermedad que le tiene con esa voz que sorprende y que se está tratando Estados Unidos. La obra solo recoge abarca solo sus dos primeras décadas de vida, o sea, hasta 1977, cuando se subió al escenario ante sus padres y muchos invitados en el programa de Íñigo, en la sala Florida Park de Madrid, para cantar Linda y Libertad, sus dos primeros éxitos. 

Lea también: "Estás sorda": Miguel Bosé se cabrea con Cristina Pardo y abandona la entrevista

Ya sabíamos de la adoración de Bosé por su madre, maltratada por las continuas infidelidades de su padre. Por contra Bosé se refiere constantemente al machismo del diestro, uno de los conquistadores más notables de la España franquista, incapaz de comprender a su hijo, a quien quiso convertir en un hombre, enseñarle a cazar, y obligarle a tener sexo con una mozambiqueña de 16 años cuando el niño tenía 10, durante un viaje a África.

Uno de los momentos más excesivos del relato cuenta que Lucía Bosé estuvo a punto de pegarle dos tiros a su marido cuando la italiana sufría los cuernos por parte del diestro, que la engañaba con su prima, Mariví Dominguín, apodada la Muñeca, la poupée: "La más puta de las putas y encima prima carnal de tu padre", solía decir la bella milanesa a su hijo, despechada por la humillación a la que la sometía el matador.

Lea también "Le dijo que le pegaría dos tiros": Miguel Bosé recuerda un duro episodio entre su padre y su madre

Una noche que la poupée y el diestro estaban juntos de fiesta en la finca del torero, Lucía apareció de improviso allí con sus niños, la Tata, y una escopeta. La sangre no llegó al río pero hubo hasta un incendio en la casa y estuvieron a punto de arder todos. "Soy hijo de dos animales de pura raza, bellos a rabiar, fascinantes, únicos e irrepetibles, con naturalezas extremadamente resistentes a las adversidades", describe Bosé a sus progenitores en el libro.

Un episodio que llama la atención es el de los celos que la madre de Bosé sentía por su propio hijo cuando tuvo una historia de amor con el actor Helmut Berger (abajo), quien también volvía loca a la italiana.

Luis Miguel Dominguín tardó años en comprender que su único hijo varón, no solo se negara a seguir sus pasos como torero. No soportaba verle con mallas de ballet, pelo largo, plataformas de drag queen y hasta con falda en el escenario.

Una de las infidelidades del padre de Bosé que el cantante recuerda en su libro, tal vez como uno de sus traumas, se refiere a la ocasión en que sorprendió a una camarera haciendo una felación a su padre, que gemía cuando la familia llegó a su casa de Somosaguas.

En el listado de amantes de Luis Miguel, aparte de la archiconocida anécdota de Ava Gardner, aparecen desde Liz Taylor a Deborah Kerr, pasando por María Félix, Brigitte Bardot o Ira de Furstenberg. 

Bosé cuenta que perdió la virginidad en la casa de Salvador Dalí en la Costa Brava con Amanda Lear. De la cantante se decía que era transexual. También cuenta pasajes que resultan hasta divertidos. Como cuando navegaban con su hijo en un crucero Romy Schneider y su marido, un austriaco millonario, y Dominguín le pagaba a Miguel 1.000 pesetas por cada pastilla para dormir que le metía en el whisky al marido de la protagonista de Sissi Emperatriz para poder acostarse con ella aprovechando que su esposo estaba inconsciente. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin