Actualidad

Miguel Bosé cuenta que su padre quiso obligarle a acostarse con una adolescente de 16 años cuando él tenía 10

A pocas horas de la publicación de 'El hijo del Capitán Trueno', la esperada autobiografía de Miguel Bosé (Editorial Espasa), uno de los primeros capítulos que ha llegado a nuestras manos sorprende por su la extrema dureza con que Miguel critica la conducta de su padre, Luis Miguel Dominguín.

Lea también "Le dijo que le pegaría dos tiros": Miguel Bosé recuerda un duro episodio entre su padre y su madre

El cantante cuenta que a los 10 años, el torero le obligó a acompañarle a una cacería en Mozambique, un viaje al que se oponía su madre Lucía Bosé, además del propio Miguel, un niño muy apegado a su progenitora y a sus hermanas y a la tata que les cuidaba, y un niño al que le gustaba leer y aprender cosas.

Luis Miguel consideraba que la lectura y los conocimientos eran el camino para convertirse en "maricón" y lo que debía aprender el niño era a "ser hombre", enfrentándose a animales peligrosos y aventuras en la selva.

Nada más poner el pie en Mozambique, Luis Miguel quiso que su hijo aprendiera "hombría", exigiéndole que tuviera relaciones con una nativa de 16 años. Miguel tenía 10. Ante la negativa y el desconocimiento del pequeño de lo que se le pedía, quien acabó pasando la noche con la adolescente mozambiqueña fue el torero.

A pesar de los consejos y advertencias de su médico, el doctor Tamames, sobre las pastillas que debían tomar padre e hijo, como prevención contra el paludismo, Dominguín se olvidó de dárselas al niño, o consideró que la medicación no era algo muy masculino, así que, como consecuencia, Miguel enfermó gravemente hasta el punto de vomitar continuamente, deshidratarse y no tenerse en pie, una debilidad que decepcionó a su padre, tratándole con desprecio y amenazándole con darle una "buena bofetada" si seguía quejándose.

A partir de ese momento, el torero "pasó" de su hijo mientras el resto del equipo temía por la vida del niño, horrorizado también de ver cómo mataba sin piedad a los animales que aspiraba a llevarse como trofeos.

Lea tambiénMiguel Bosé, Pedro J. Ramírez y Cayetana Álvarez de Toledo se confiesan: qué cuentan las memorias más esperadas

El regreso a Madrid de Luis Miguel y su hijo supuso un enfrentamiento definitivo entre el torero y Lucía Bosé, que se encontró en el aeropuerto de Barajas a un niño irreconocible, con apenas 20 kilos y medio inconsciente, devorado por la fiebre. La bella actriz italiana le dijo que no quería verle más por lo que le había hecho al niño.

El torero también había contraído el paludismo pero dijo que él se curaría solo, porque era "muy hombre".

Lo cierto es que en su libro, Miguel Bosé desvela que en la finca donde dijo su padre que se curaría solo, estaba su sobrina Mariví Dominguín, con la que estaba viviendo una relación a espaldas de la familia y con la que acabó definitivamente su matrimonio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin