Actualidad

Kiko Rivera, Irene Rosales y las bodas 'paripé': los famosos que la han liado con sus 'sí, quiero'

Ha sido un fin de semana agitado para Kiko Rivera e Irene Rosales. Diferentes fuentes aseguraron que su boda en 2016, con exclusivón de por medio, fue toda una farsa por parte del DJ y que su mujer descubrió que realmente no estaba casada dos años después, cuando ambos fueron a inscribir a su hija mayor, Carlota, en el Registro Civil.

Lea tambiénKiko Rivera vuelve a Telecinco con el rabo entre las piernas ("A veces cometo errores") y le llueven zascas en Twitter

La Razón desveló que la ex colaboradora de Viva la vida destapó la mentira el 5 de febrero de 2018, varios días después del nacimiento de la pequeña. Según el mismo medio, la andaluza vivió una auténtica "pesadilla". Aseguraron que el DJ nunca entregó los documentos de la unión en la administración que correspondía, aunque sí sacó tajada económica del enlace mediante su reportaje a la revista del saludo.

La propia Irene, muy molesta con esta información, ha dado la cara este fin de semana, asegurando que todo lo que se ha contado es una falacia y que nunca ha sido engañada por su marido (al menos en este sentido): "Yo ya sabía que iba a salir esta noticia desde hace más de un mes porque a mí me llamaron para avisarme de que habían ido al registro a pedir la información sobre mi matrimonio y sobre el nacimiento de mi hija Carlota", explicó mediante videollamada en Viva la vida, el programa donde trabajaba hasta hace bien poco.

Así las cosas, aclaró lo que sucedió realmente con el lío de los papeles, que coincidió con el delicado estado de salud de su progenitor: "En mi mente en esos momentos se anuló seguir con los trámites de la boda, mi mente estaba en mi padre, para mí yo estaba casada aunque no fuera de forma legal".

Después de la boda ambos entraron en Gran Hermano y al salir del reality lo pusieron todo en regla: "No sé ni qué día fuimos a firmar en el registro, para mí el día de mi boda fue el siete de octubre de 2016, me parece bien que se dé una noticia, la noticia de que oficialmente nos casamos después, pero que se cuente bien, no intentando dejar mal a mi marido", sentenció.

Las bodas 'paripé' de nuestros famosos 

Sea como sea en el caso de Kiko e Irene, lo cierto es que no se trata de la única boda que ha dado quebraderos de cabeza en este sentido al papel couché. Recientemente, la separación de Ainhoa Artera y el militar Matías Urrea destapó que en realidad no estaban casados.

Ambos tomaron caminos separados recientemente, dos años después de la boda que vendieron en exclusiva a Hola. No obstante, nunca llegaron a estar casados oficialmente porque no rubricaron su matrimonio. La separación de ambos trascendió el pasado 8 de septiembre. La noticia desencadenó un auténtico maremágnum de reproches e incluso Matías pactó una entrevista en Sálvame. No se llegó a sentar en el programa porque el Ministerio de Defensa se lo impidió, tal y como adelantó Informalia en exclusiva.

Lea también - Ainhoa Arteta cumple 57 años en su peor momento: así se arma para superar el varapalo de Matías Urrea y sus tantos problemas

Por otro lado, más de lo mismo ha ocurrido recientemente con la unión de Dulceida y Alba Paul, que finalmente decidieron poner fin a su relación a mediados de octubre, tras pasar el verano separadas. Las dos se dieron el 'sí, quiero' el 10 de septiembre de 2016 en la cala Morisca, en Sitges, protagonizando una boda idílica en YouTube que mantuvo muy atentos a sus seguidores de las redes sociales. Sin embargo, tras la separación, El Confidencial destapó que nunca estuvieron unidas de forma oficial porque no lo formalizaron en el Registro Civil.

Otra boda 'paripé' fue la de María Patiño con Ricardo Rodríguez, su novio desde hace más de una década. La periodista y el actor venezolano se dieron el 'sí, quiero' en una playa en Sri Lanka el 15 de agosto de 2019, día del 48 cumpleaños de la presentadora. La boda no tiene validez legal en nuestro país, por lo que dejaron pendiente lo de formalizar su unión para 2020.

"Sí, me caso en el 2020, ya lo dije, que voy a hacer las cosas como considero que tengo que hacer (...) No me voy a casar por la iglesia, pero me encantaría ponerme un velo blanco", confesó en Sálvame en noviembre de 2019. No obstante, sus planes todavía no se han materializado, ¿quizás por la pandemia?.

Eugenia Martínez de Irujo y Narcís Rebollo, el presidente de Universal Music para España y Portugal, también nos liaron con su boda. Los dos se casaron en Las Vegas en noviembre de 2017 en una original ceremonia vestidos de Elvis Presley y Marilyn Monroe. Algunos no se lo tomaron muy enserio creyendo que se trataba de un divertido paripé, pero ella lo desmintió: "No fue ninguna broma. ¡Fue verdad!", ha confirmado en las redes sociales. No obstante, nunca trascendió si a su regreso a España realizaron algún que otro papeleo para que su matrimonio fuera válido.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin