Actualidad

La 'pesadilla' de la familia política de Esperanza Aguirre: nuevo movimiento en el palacio asturiano que no logran vender

La familia de Fernando Ramírez de Haro y Valdés, el marido de Esperanza Aguirre, está teniendo dificultades para vender la casona de la marquesa de Casa Valdés o antiguo Palacio de Omaña, situado en Pravia, en Asturias. Se trata de un impresionante edificio reedificado en 1798 en el que ha pasado algunos de sus últimos veranos la que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid de 2003 hasta 2012.

Lea tambiénLa familia política de Esperanza Aguirre rebaja el precio de su majestuoso palacio: ¿cuánto cuesta ahora?

En septiembre ya recogimos que pasaba a tener un precio de 950.000 euros, después de que la familia le hiciera una rebaja de 30.000 euros. Un mes después, El Español desvela que todavía no han logrado deshacerse de la majestuosa construcción. Ahora lo venden por 899.000 euros.

El edificio salió al mercado a finales del año pasado, casi dos años después de la muerte de la suegra de Aguirre, Beatriz Valdés. Beatriz era marquesa de Casa Valdés y nieta del primer marqués, Félix Valdés de los Ríos, que recibió el título de la reina Isabel II en el siglo XIX.

Lea también - Esperanza Aguirre: la Fiscalía sostiene que su marido podría haber evadido impuestos con la venta del Goya

La propiedad, que muestra cierto estado de abandono en el exterior, está compuesta por la casona principal, con tres plantas, la capilla y los anexos. Tiene 1.780 metros cuadrados divididos que se dividen en más de cuarenta habitaciones repartidas en once dormitorios, nueve baños, dos cocinas, cinco salones y un comedor. Asimismo, cuenta con dos patios interiores, una torre, un mirador y un garaje. También hay dos antiguas caballerizas y otras dos edificaciones más.

En las imágenes, que fueron publicadas por la web Idealista, se puede ver el estado de la casona, así como sus techos de más de cuatro metros de altura, la escalera de mármol, las paredes con frescos en el salón y los suelos originales de tablas de castaño de hasta medio metro de ancho. Mientras logran venderlo, también hacen frente a la polémica del Goya que vendieron la ex política del Partido Popular y su marido, causando estragos en la relación entre Fernando y su hermano Íñigo, quien les demandó.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin