Actualidad

El broncazo de Ernesto de Hannover y su novia española, Claudia Stilianopoulos, en pleno barrio de Salamanca

Gtres.

Han sido muchos los titulares que han desvelado a lo largo de los años el complicado carácter de Ernesto de Hannover (67) cuando se enfada. Y ahora, vuelve a confirmarlo. El todavía marido de la princesa Carolina de Mónaco ha protagonizado una acalorada discusión en una conocida marisquería del barrio de Salamanca con su nuevo amor, la española Claudia Stilianopoulos, y una pareja de amigos.

Lea también: Ernesto de Hannover "pesa cincuenta kilos" y "tiene una cirrosis hepática": la verdad tras su polémica imagen en Ibiza

Así lo capturan unas fotos publicadas por la revista Semana, donde aparece Ernesto junto a Claudia y una pareja de amigos cenando en este lugar de la Milla de Oro madrileña. Al principio, todo parecía una idílica velada, con delicias del mar acompañadas por vino, pero todo saltó por los aires cuando el cuñado de Alberto II no supo controlar su carácter.

Algunos testigos presenciales explican a la citada publicación que "el príncipe empezó a mostrarse cada vez más nervioso y efusivo, y a elevar el tono de voz hasta acabar gritando". Todo parece indicar que no estaba de acuerdo con algo que estaba comentando su novia.

Gtres

La conversación era en inglés, y según cuentan los presentes, Claudia intentó apaciguar los ánimos de Ernesto de forma calmada. Primero, con gestos conciliadores, aunque después no pudo contener el enfado que le estaba causando la actitud de Ernesto, que terminó siendo el centro de todas las miradas del restaurante.

Lea también: Las vacaciones españolas de Ernesto de Hannover, borracho en retirada y eterno marido de Carolina de Mónaco

Según las imágenes publicadas por Semana, Claudia se levantó para intentar calmar a Ernesto en un intento fallido, ya que éste la sujetó de la muñeca. En ese momento, ella no aguntó más la bochornosa situación y abandonó el lugar.

Después, la mujer de la otra pareja se levantó con gesto de disgusto y con intención de marcharse, después de que Ernesto le pegara un fuerte empujón echándola del lugar, cuentan desde el medio. Después, los dos hombres continuaron solos en la mesa pero con la discusión igual de acalorada, e incluso llegaron a hacerse un corte de mangas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin