Actualidad

Jesús María Amilibia desvela lo que su mujer, Ketty Kaufmann, le suplicaba antes de morir: "Si me quieres, mátame"

Ketty Kaufmann, la icónica de la prensa del corazón de los años 90, moría en 2017 de cáncer de pulmón, una terrible enfermedad que le hizo sufrir hasta sus últimos días. Así lo relata su viudo, Jesús María Amilibia (78), en 'La piel ausente', un libro donde cuenta cómo vivió Ketty sus últimos meses de vida atenazada por dolores inhumanos.

En una conversación con la revista Lecturas, el mítico de la prensa rosa española explica las duras súplicas que Ketty le hacía en sus últimos días y que recoge en su libro: "Si me quieres, mátame. Esto no es vida, dame algo que me duerma para siempre".

"Ketty me pidió varias veces que le ayudara a morir. Yo lo interpreto como una explosión de su propia tragedia. De ver que tenía un cáncer de pulmón estadio 4, absolutamente terminal, donde no valía ya ni Houston ni nada", explica el periodista al citado medio.

Durante la entrevista, Amilibia rechaza hablar sobre el suceso más oscuro de su vida, cuando en 1988 fue condenado a 17 años de cárcel por matar de un disparo a un hombre con el que Ketty se había enzardado en una discusión, pero sí que habla de los momentos más delicados de la vida de su mujer.

Uno de los capítulos más impactantes del relato es cuando cuenta cómo, en un primer momento, guardó las pastillas de la morfina en una caja de seguridad por el miedo a que Ketty las tomara para suicidarse. Después, dejó la caja abierta: "Pensé que Ketty tenía que ser libre para tomar la morfina y hacer lo que estimara oportuno. Pero tenía que hacerlo ella, porque yo no era capaz, yo soy un cobarde", indica el autor.

Una dramática vivencia que, cuatro años después del fallecimiento de su mujer, sigue persiguiendo al comunicador. "Aún guardo las pastillas de morfina por si un día se me ocurre tomármelas, aunque creo que están caducadas", cuenta a Lecturas, y continúa en tono irónico: "Los suicidas potenciales duramos mucho porque lo dejamos todo para mañana. Incluso la búsqueda de sicario".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin