Actualidad

"No pudieron soportar su comportamiento": el chófer de María Teresa atiza a Arrocet por su actitud 'racista' con las empleadas

Gustavo, el hombre de confianza de María Teresa Campos, ha desmontado las supuestas mentiras de Bigote Arrocet en su exclusiva tan esperada. Ha desvelado detalles de cómo se produjo la ruptura entre los dos y también del comportamiento, un tanto reprochable según él, del humorista en casa de la malagueña.

Lea tambiénEl chófer de María Teresa desvela cuál fue "la humillación más grande" que sufrió su jefa con Arrocet: no fue el 'WhatsApp'

"Edmundo ha mentido. Decía que se levantaba muy tarde en la casa de Teresa Campos. No es cierto. Una cosa es que él saliera de su habitación a la una de la tarde, que es lo que hacía. Eso no es cierto. Edmundo estaba en línea escribiendo mensaje con su móvil desde las nueve de la mañana. No estaba dormido. Otra cosa es que lo hiciera hasta casi la hora de comer, que es cuando hacía acto de presencia", asegura en Semana, donde protagoniza su primera portada en el cuore para defender a su jefa.

Por otro lado, critica la actitud del humorista con los empleados de la casa de María Terea. "Sí es clasista, mucho. No trataba igual al personal de servicio de la casa que a personas que él considere de más categoría. Era cariñoso con todos, pero el comportamiento era distinto. Valora por categorías".

De esta forma, desvela cómo se habría comportado presuntamente con tres de las empleadas de la Campos: "María , Reina y Nora trabajaron en la casa de Teresa. Las tres se fueron de allí. No pudieron soportar el comportamiento de Edmundo hacia ellas. Las tres son sudamericanas. Diferente fue el trato con Leo, quien llevaba más de 30 años con Teresa Campos, porque es española. El clasismo lo sufrieron ellas en sus propias carnes". 

Lea tambiénGustavo, el hombre de confianza de María Teresa, "desenmascara" las artimañas de Arrocet: "Es un mentiroso"

Así las cosas, en la entrevista le preguntan si para él Edmundo es racista, a lo que afirma: "Si a las personas las definen por sus actos, ya te he contestado". 

Con el propio Gustavo, según el chófer, también habría tratado de sobrepasarse: "Al menos lo intentó, pero se quedó en eso porque Teresa le paró inmediatamente los pies. Bigote le dijo al principio de la relación que yo debería estar en la calle esperando o, como mucho en la cocina, hasta que lo necesitara. Teresa no dudó en enfrentarse a él y le dijo que esa también era mi casa, que yo era uno más en la familia". 

Por todas estas cosas, Gustavo trató de abrirle los ojos a María Teresa, pero sin éxito: "Ufff... se lo dije, pero estaba enamorada, muy enamorada. Y lo hice en varias ocasiones, pero me di cuenta de que no debía seguir entrando en ese terreno. Era hacerle daño a Teresa", añade.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin