Actualidad

Tamara Falcó ya se mosquea con las juergas continuas de su novio Iñigo Onieva

Sus fuertes creencias religiosas le han enseñado que la paciencia está identificada con el santo Job, pero también que la promiscuidad y los placeres de la vida suelen convertirse, muchas veces, en malos compañeros de viaje. Tamara Falcó empieza a sentir lo que significan los celos, motivos tiene para ello, porque su novio, Iñigo Onieva, aprovecha cualquier momento para dar que hablar por su éxito con las mujeres.

Lea también: Iñigo Onieva, pillado en Ibiza con una chica mientras Tamara Falcó estaba en Maldivas con su madre

A oídos de la marquesa de Griñón llegan rumores insistentes que dudan de la fidelidad amorosa de su chico, pero ojos que no ven, corazón que no siente. Ni las imágenes de Iñigo completamente alteradillo y algo desatado perturban su alma, pero sí que empiezan a llevarle al camino de la duda. Y al mosqueo por tanta juerga nocturna.

Hasta en Maldivas, donde pasaba unos días de descanso con su mediática mamá Isabel, su Whatsapp desbordaba con mensajes de advertencia. Parece que sus amigas más incondicionales quieren abrirle los ojos ante los excesos de un Iñigo que no pone límites a sus salidas hasta altas horas de la madrugada. Las mejores discotecas de Madrid e Ibiza le tienen como uno de los clientes más fieles. Es el rey de la fiesta, el animador extraoficial de los locales. Ni sus sentimientos hacia Tamara consiguen que se tome la vida con más tranquilidad. Es difícil cambiar a quien no quiere hacerlo.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Da igual, como buena católica, apostólica y romana.... le perdonará!

Puntuación 3
#1