Actualidad

Ramiro Oliveros, la fortaleza de un viudo desolado

Los que han pasado por el velatorio de Concha Márquez Piquer en su casa madrileña de Somosaguas se han encontrado con un marido desolado. Ramiro Oliveros (80 años) intentaba aparentar la fortaleza que siempre le caracterizó, pero se veía claramente que la procesión iba por dentro. 40 años, media vida, con su Concha, le traen a la memoria grandes recuerdos. No se les conoció ni una sola crisis, siempre unidos, en las alegrías y en las penas. Ramiro confesó a este medio en cierta ocasión que "en tantos años de amor y matrimonio no hemos pasado separados ni un solo día".

Iban juntos a todas partes, el actor acompañaba a su mujer en todas sus giras por el continente americano y por Europa, incluso se alejó de su profesión para pasar más tiempo con ella. Adoración es la palabra adecuada que resume el sentimiento de Ramiro hacia Concha.

Lea también - Hablamos con Ramiro Oliveros, el viudo de Concha Márquez Piquer: "Murió por un fallo cardíaco"

Cuando este miércoles, a las doce de la mañana, se despida definitivamente de ella en el panteón familiar del cementerio de San Isidro, Oliveros, hombre serio donde los haya, será incapaz de reprimir las lágrimas. Porque este lunes que no olvidará dejó muy claro que con la muerte de Concha se le iba gran parte de su vida y que no concibe la vida sin ella. Amor de los de antes, rotundo y sincero.

Ahora le toca afrontar una soledad muy dura, apoyado en su hija Iris y su familia. Pero cada rincón del chalet de Somosaguas le devuelve los recuerdos de un amor maravilloso que, desgraciadamente, no se volverá a repetir.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin