Actualidad

Charlene de Mónaco habla por primera vez tras su tercera operación de urgencia en Sudáfrica

La princesa Charlene (45) ha concedido su primera entrevista desde que fue operada por tercera vez por su grave infección de oídos, nariz y garganta que le ha obligado a quedarse en su país natal, Sudáfrica, donde viajó el pasado mes de mayo para participar en una campaña contra la caza de rinocerontes. La mujer de Alberto de Mónaco no ha podido regresar al Principado por sus problemas de salud desde entonces.

Lea también: Alberto de Mónaco estalla tras los rumores de crisis y divorcio: "¡Charlene no se fue de Mónaco por una rabieta!"

La ex nadadora olímpica ha realizado la entrevista en la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal. En ella, comenzaba explicando, con un tono de voz tranquilo y pausado, la situación de los clanes zulúes tras la muerte del rey Goodwill, así como la importancia de cuidar la riqueza medioambiental de su país de origen, vital para las próximas generaciones.

Después de tocar estos temas, la princesa ha querido sincerarse sobre su estado de salud y hablar de algunos asuntos más personales. Tras indicar que una de sus cirugías ha sido todo un éxito, la cuñada de las princesa Carolina y Estefanía matizaba que se encuentra mucho más fuerte y que tiene muchas ganas de volver a casa para ver a sus hijos, los mellizos Jacues y Gabriella. "Creo que cualquier madre que haya estado separada de sus hijos durante meses se sentiría como yo", añadía.

Se trata de la primera vez que la princesa habla públicamente desde que enfermara con una grave infección en el mes de mayo. Desde entonces, se le ha podido ver en diferentes fotografías donde se le ve más delgada y con un aspecto que muestra más debilidad. No obstante, si la recuperación sigue por el buen camino, la vuelta a casa de Charlene podría ser más pronto de lo esperado.

Charlene llegó a su país en mayo para recorrer el safari de KwaZulu-Natal con el fin de promover el fin de la caza furtiva de rinocerontes mediante la fundación que lleva su nombre. Son pues casi cinco los meses que lleva fuera del principado, adonde no ha podido regresar a causa de la infección que padece. "Se necesita tiempo para abordar el problema que estoy teniendo. No puedo forzar la curación", decía sobre este problema de salud que comenzó con una intervención en la boca en la que le elevaron el seno maxilar, un procedimiento habitual previo a la colocación de un implante. Con esta, ya ha pasado tres veces por quirófano. También sufrió un desmayo que despertó todas las alarmas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin