Actualidad

Kiko Rivera muerde la mano que le da de comer: "Sálvame se va al carajo, no me llaméis más"

El Dj, que ha visitado en multitud de ocasiones el plató de Sálvame y también el Deluxe, ha renegado de ambos programas este miércoles tras los últimos rumores de los que se han hecho eco relacionados con una supuesta deslealtad. Kiko Rivera, muy molesto, ha atacado el buque estrella de La fábrica de la tele, donde trabaja su prima Anabel, y les ha sentenciado: "Estáis perdiendo todo ya".

Lea también - Kiko Rivera, ¿de nuevo infiel a Irene Rosales?: tocamientos y caricias a su nueva musa en un fiestón

"Sé que estáis cortitos de audiencia, sé que vuestro programa se va al carajo, pero no me llaméis más que no voy a ir", ha escrito en redes sociales. Y es que según el hijo de Isabel Pantoja, Carlota Corredera y compañía mienten al decir que tuvo un roneo con una chica en Matalascañas: "Es la mujer del dueño del hotel".

Su mujer, Irene Rosales, ha dado la cara por él este jueves entrando en directo en el programa: "Con Kiko está todo perfecto, lo que están sacando me parece absurdo. El chico que ha salido hablando tendrá su denuncia. Todos los testigos van a estar denunciando por decir mentiras". Y ha añadido: Entiendo que mi marido ha podido cometer fallos en nuestra relación. Pero mi marido lo único que ha hecho es ir a un hotel, ha cenado, se ha tomado una copa tranquilo. Había una chica, la conozco, es la novia del dueño y no hay ningún tipo de problema (...) Se fue con sus compañeros y no hay ningún tipo de problema. ¿Tenéis la prueba de que se ha ido a la habitación con esa chica? Si la tenéis me callo la boca", ha añadido, en tono desafiante.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.