Actualidad

Tamara Falcó critica a Tangana por su vídeo "sensual" en la catedral: se enteró del follón por sus "amigos católicos"

Hace unos días C. Tangana y Nathy Peluso la liaron parda en las redes tras publicar el videoclip de su nueva canción juntos. Lo rodaron en la Catedral de Toledo protagonizando un baile de los que quitan el hipo. Tamara Falcó, fiel devota católica, ha criticado la actuación "tan sensual" por realizarse en un lugar "sagrado".

Lea también - Tamara Falcó se gradúa y le dedica el título a su novio: "Gracias por hacer de pinche"

"La polémica me pilló de viaje de chicas con mi madre en Maldivas, pero amigos católicos me escribieron para contarme que se había montado una tremenda y he visto algo en redes", ha explicado la hija de Isabel Preysler en El País durante la presentación de su libro Las recetas de casa de mi madre.

Tamara piensa que nadie debe armar tal alboroto en un templo religioso: "Intenta acercar a la juventud a la Iglesia; la letra cuenta eso, pero como cristiana, creo que la Iglesia es un sitio de oración, sagrado, y no sé si el baile y ese en concreto, tan sensual, es algo que deba hacerse allí". 

Lea también - Tamara Falcó aprueba el examen para ser chef e Iñigo Onieva se rinde a su talento: "Bravo"

Así las cosas, piensa que no rodó su videoclip de la forma adecuada: "Hay un alejamiento entre los jóvenes y la Iglesia y es importante que un artista como Tangana haga ese esfuerzo, pero el cómo se hace también es importante. Hay que encontrar un equilibrio", ha sentenciado. 

El tema se llama 'Ateo' y el videoclip lo rodaron con permiso del déan, Juan Miguel Ferrer Grenesche. Las imágenes, algunas subidas de tono, escandalizaron a los feligreses y cabrearon al arzobispo, que emitió un comunicado desautorizando al déan. El estribillo de la canción reza así: "Yo era ateo, pero ahora creo porque un milagro bajó del cielo. Yo era ateo, pero ahora creo". 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.