Actualidad

Victoria Federica y su novio no tienen problema para encontrar vivienda: su pisazo en Madrid

Victoria Federica ha dado un paso muy importante junto a su novio, Jorge Bárcenas. La nieta del rey emérito ya no vive en casa de su madre, la infanta Elena, y ha emprendido una nueva etapa al lado del DJ.

Lea también - Así ha sido el 21 cumpleaños de Victoria Federica: un brownie, cuatro velas y un bebé

Fuentes cercanas a la joven confirman a Vanitatis que no vive en el hogar materno, situado en el barrio de El Retiro, desde el verano. La vivienda en la que ahora reside con su novio es un pisazo ubicado por el Paseo de la Castellana en Madrid. Según cuentan, es propiedad de él.

De esta forma, Victoria Federica ha abandonado a su progenitora y ahora está más cerca del The College for International Studies de la calle Velázquez, donde cursa sus estudios. Con este cambio, además, logra mayor libertad para salir y entrar de casa sin darle explicaciones a su madre. 

Victoria Federica, que este martes se encontró con su madre en los toros, ha tomado esta decisión tras dos años saliendo con Jorge. Al DJ lo conoció durante el verano de 2019 en Marbella. Es uno de los lugares favoritos de ambos para pasar la temporada estival. En sus últimas vacaciones también se dejaron caer por Jávea. 

Lea también - Victoria Federica se olvida de la multa con Omar Montes: nuevo Tik Tok viral

La salida del nido familiar de Victoria Federica coincide con el regreso de Froilán, que habría vuelto a casa de mamá, al menos, de forma temporal. El sobrino de Felipe VI está experimentando cambios en su vida. Retomó este verano su noviazgo con Mar Torres después de un año separados. El nieto de los reyes eméritos y la heredera de El Pozo comparten clase en la Universidad y su relación es buena, por el momento. Estuvieron juntos durante seis años, eso sí, de forma intermitente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.