Actualidad

La reacción de Irene Rosales tras los rumores de una nueva infidelidad de Kiko Rivera

Kiko Rivera está de nuevo en el punto de mira, y no por la exclusiva que ha cobrado y en la que atacaba a su prima Anabel Pantoja y a su hermana Isa, y hablando de su sorprendente reconciliación con Isabel Pantoja, sino por una presunta nueva infidelidad a Irene Rosales.

Escapando de la expectación mediática que se ha creado tras su demoledora entrevista, el hijo de Paquirri ponía rumbo el pasado fin de semana a Matalascañas (Huelva) en compañía de unos amigos (y dicen que una amiga) para desconectar y centrarse en componer sus próximos temas, mientras su mujer se quedaba en casa con sus dos hijas. Es verdad que en pleno puente de la Hispanidad, Irene subía una imagen de ella muy guapa y bien maquillada a su Instagram, y su marido no tardó en ponerle tres corazoncitos. 

Pero lejos de estar centrado en su música, Kiko habría sido pillado en actitud cariñosa con una joven llamada Laura durante una noche de copas con amigos. Una presunta infidelidad que, según los cercanos a Irene, la sevillana no perdonaría en esta ocasión, cansada de dar oportunidades al Dj. De hecho, María Patiño ha asegurado que el matrimonio está en la cuerda floja y la nuera de Isabel Pantoja podría tomar una decisión definitiva respecto a su relación próximamente.

Una información por la que hemos preguntado a una Irene Rosales que, cansada de estar en el ojo del huracán y más seria de lo que nos tiene acostumbrados, guarda un muy elocuente silencio sobre el comentado comportamiento de Kiko durante su escapada con amigos. ¿Por qué Irene en lugar de negar que haya crisis, como ha hecho en ocasiones, se limita a mantener la boca cerrada?

Pero hay más: dado que Kiko Rivera vive sobre todo de vender las exclusivas de sus conflictos familiares, y que cuanto más terrible es el follón, más engorda la exclusiva, ¿cuán rentable sería para Paquirrín contar en un plató, en una revista o donde le pagaran por ello, que le ha puesto los cuernos a su mujer? Un individuo capaz de llamar a su madre cosas tan terribles como las que dijo, o de insultar a su querida prima, siempre por dinero, ¿no es capaz de decir que ha engañado a su mujer?

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.