Actualidad

La bronca de Meghan y Harry por el bautizo de su hija: 'Yo, en Londres; tú, en California'

Los duques de Sussex llevan semanas discutiendo una cuestión importante pero no logran ponerse de acuerdo. Se trata del bautizo de su hija, Lilibet Diana. Su padre, el príncipe Harry, quiere bautizar a la niña en Inglaterra, siguiendo la tradición y el protocolo que exige la Casa Real, mientras que Meghan Markle se opone y se inclina por celebrar el sacramento en California, donde residen.

Lea también: Meghan Markle y el príncipe Harry se hacen virales tras posar en su mansión californiana

La ex actriz mantiene su extraordinario celo por su vida privada y la de sus hijos, por lo que exponer a su familia a un viaje y una celebración en el Castillo Windsor le parece inaceptable. Según The Telegraph, su propuesta es celebrar un bautizo íntimo y completamente anónimo, del que no informarán ni ofrecerán imágenes. Pero en esta ocasión, a diferencia de muchas otras, la que fuera protagonista de Suits no cuenta con el apoyo de su esposo.

El príncipe Harry, fiel a su educación y raíces, quiere que su segunda hija siga los pasos del primero, Archie, y reciba las aguas bautismales en la misma capilla en la que lo han hecho todos sus primos, su hermano, sobrinos... Pero hay algo más: según Daily Mail, si Lilibet Diana no se bautiza en Inglaterra, quedará excluida como miembro de la Casa Real, pues ningún cristiano católico puede serlo. De hecho, la propia Meghan Markle tuvo que bautizarse antes de contraer matrimonio con el príncipe.

La única opción sería bautizar a la niña en una Iglesia Episcopal de Estados Unidos, ya que al formar parte de la Comunión Anglicana podría ser compatible con la Iglesia de Inglaterra. ¿Lo admitiría Isabel II?

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.